NEDA / LA VOZ

El curso arrancó en la comarca en formato covid-19, con mascarillas, alfombrillas desinfectantes y toma de temperatura, «cos nenos con moitas gañas de volver», como apunta la directora del CEIP de A Gándara, en Narón, quejas por falta de medios y protestas. Los padres del CEIP San Isidro, de Neda, no llevaron a sus hijos al colegio ayer, ni lo harán hoy. Rechazan la decisión de Inspección de agrupar en una aula a los nueve escolares de 2.º y los nueve de 3.º de Primaria, dejando el centro con un profesor menos, que sí figura en el catálogo de puestos y con el que sí contaban el curso pasado. La situación se agrava porque uno de los niños sufre una discapacidad que le obliga a ir en silla de ruedas y a utilizar un pupitre más grande, y le impide usar mascarilla.

Las dimensiones de la clase no permiten que el pequeño se desplace y han obligado a pegar las mesas a los armarios, sin que, ni siquiera así, se garantice una distancia mínima de seguridad entre pupitres. «No hay ni 50 centímetros, y a mayores de la situación derivada del covid-19, el profesor tiene que impartir clase a dos cursos diferentes, con cargas horarias y niveles educativos distintos», esgrimen los padres de los colegiales de 2.º y 3.º, que cuentan con el respaldo del Anpa, el Concello y el centro educativo.

En el colegio hay otra aula más grande, pero en la planta superior, inaccesible en silla de ruedas puesto que no hay ascensor y el elevador no se puede utilizar por falta de mantenimiento. El Ayuntamiento exige a Educación un docente para poder mantener un aula de 2.º y otra para 3.º. Los padres del pequeño con discapacidad severa reclaman, además, personal de apoyo para su hijo, que no puede hablar, ni pasar la página de un libro ni comer sin ayuda, y que, según lo previsto, contará únicamente con cinco horas a la semana de refuerzo en pedagogía terapéutica y tres de audición y lenguaje. A mayores, deberá permanecer aislado detrás de una mampara.

Padres de alumnos de Infantil del CEIP José María Lage, de Ortigueira, en una protesta ayer en el exterior del centro
Padres de alumnos de Infantil del CEIP José María Lage, de Ortigueira, en una protesta ayer en el exterior del centro

En el CEIP José María Lage, en Ortigueira, varios padres realizaron una protesta por el agrupamiento en aulas mixtas de los alumnos de Infantil. «La dirección del centro se cierra en banda, se basa es que es de su competencia tomar esa decisión y en que tienen la aprobación de Inspección. Pero incumplen una directriz de Educación, la aprobación de los padres», esgrimen.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El curso arranca en formato covid-19