Un banco con historia para Ancos

El mirador nedense estrenará en unas semanas el «asiento más original», obra del carpintero Juan Manuel Mosquera


ferrol/ la voz

Hizo una insólita promesa, y la cumplió. En cuestión de días, un banco de lo más especial se colocará en el espectacular mirador de Ancos, en Neda. Un asiento único por su diseño, obra de Juan Manuel Mosquera, pero también por la historia que esconde. Porque lo cierto es que fue un episodio delicado en la vida personal de este «carpintero artesanal» el que dio como resultado esta pieza.

El banco, que aún se ultima en el taller de este profesional eumés, que se lanzó a emprender, junto a su hijo cuando se quedó en paro con los 50 años ya cumplidos, es ni más ni menos que el resultado de un compromiso. Un compromiso personal adquirido por el artista en un momento de incertidumbre. Semanas, incluso meses de tensión y de miedo, en los que esperaba el diagnóstico de una enfermedad... que, como aclara, «afortunadamente, quedó en un susto».

Mosquera Fachal, que en los últimos años hizo numerosos encargos para el ayuntamiento al que ahora obsequiará, visitó en aquellas jornadas el popular mirador, en torno al que el Concello plantea construir un área recreativa y vio que faltaba esa pieza tan cotizada por los amantes de los selfies.

Al tiempo se encontró, con un antiguo conocido, nada menos que el actual alcalde de la villa, Ángel Alvariño, y ahí se fraguó la idea. «Coincidimos y le prometí que, si salía adelante, diseñaría y regalaría un banco único al ayuntamiento y, como no cumplí mi palabra». Fue dicho y hecho.

Y a pesar de que estos asientos proliferan en cada acantilado y monte, se propuso crear para Ancos el «banco más original del mundo». Una pieza para descansar y desde la que poder disfrutar de la impresionante panorámica de la ría y del vecino municipio de Narón que ofrece este punto de Neda.

No tendrá la solera del de Loiba, pero la pieza «made in Fene», donde está la pequeña carpintería donde trabajan, puede presumir de líneas vanguardistas. «En realidad, son dos asientos unidos por una parte central más ligera, de tablas», señala su autor. Apunta además que pesa alrededor de 100 kilos y en su creación aprovechó la madera de teca de la piscina municipal que se iba a tirar.

Aún no ha salido de «talleres». De hecho, aún está pendiente los remates y su barnizado. Se colocará sobre una plataforma existente junto al mirador y, como indica, «aunque en principio no estaba previsto, los amigos ya preparan una fiesta por todo lo alto de cara a la inauguración».

Otros trabajos

Aunque no es el primero ni el último de las pequeñas grandes joyas que sale de la carpintería de As Tellerías. Mosquera, más allá de trabajos en el ámbito de las administraciones públicas, hace muebles por encargo y se ha especializado en la restauración de antiguas máquinas de coser.

Se trata de un trabajo laborioso, al que llegó por casualidad, pero que, según reconoce, siempre resulta reconfortante, pues como señala el ebanista, suelen tener un enorme valor sentimental y «cuando entregas la máquina, y ves la emoción de la propietaria, eso paga este trabajo». Confiesa que, en este tiempo, ya ha recuperado máquinas para todo el país.

Sea el banco, sea una mesa, cualquier mueble... «hay que competir con el Ikea y el Aki haciendo piezas especiales, con cariño, únicas», concluye Juan Manuel Mosquera. En unos días, toca probarlo.

Pieza maciza. El asiento que se instalará en el conocido mirador de Neda pesa más de 100 kilos.

Reciclaje. La pieza está construida con restos de madera de la piscina.

Turismo. El autor confía en que se convierta en un atractivo más de Ancos.

Una promesa realizada al alcalde está detrás de este regalo a los vecinos de Neda

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Un banco con historia para Ancos