Estabilizado el incendio que afectó de madrugada a Neda y San Sadurniño

NEDA

ÁNGEL MANSOÁLVARO ALONSO

El alcalde nedense estima en unas 500 hectáreas el monte arrasado, mientras su homólogo del otro municipio afectado calcula unas 110

16 oct 2017 . Actualizado a las 18:58 h.

El incendio del monte de A Louseira, la zona limítrofe entre Neda y San Sadurniño, se encuentra estabilizado desde primera hora de la mañana. El fuego se inició alrededor de las 21.50 de la noche de este domingo y permanece activo en este momento, aunque ya controlado por los servicios de extinción, que llegaron a la zona sobre las 22.10 horas de anoche.

Conforme se fue acercando la madrugada, el incendio se fue extendiendo desde la parroquia de Viladonelle, cerca de A Capela, hacia la de Anca, donde más afectó. A continuación, por la fuerza del viento a esas horas, las llamas se extendieron hacia Naraío, ya en el costado de San Sadurniño.

En el lugar de A Lobeira fue donde el fuego más se acercó a las viviendas, donde los vecinos asistían impresionados a la viveza de las llamas. No obstante, la seguridad que transmitían los bomberos ayudó a calmar los nervios. Durante la noche no hubo desalojos, aunque sí fueron trasladados en remolques varios animales.

«Vivimos a noite coa incertidume do que podía pasar, porque o vento impedía controlar as lapas e estabamos preocupados. Estamos moi satisfeitos cos equipos de extinción, actuaron moi correctamente e moi profesionalmente», transmite a La Voz el alcalde de Neda, Ángel Alvariño, que se acercó hasta la zona más afectada con un concejal y comprobó que en todas las casas había cuadrillas de retenes. Estima en unas 500 hectáreas el monte arrasado. No obstante, aguarda a los datos oficiales de la Consellería de Medio Rural, que podrían no ser publicados hasta este martes.

En varios lugares, los vecinos intentaron hacer cortafuegos con sus propias cisternas, pero el viento siguió propagando las llamas hasta las 6 de la mañana en Neda y hasta las 7.30, aproximadamente, en el término municipal de San Sadurniño. «Había algunha persoa bastante preocupada», añade el regidor. Las lluvias y la bajada de las temperaturas ayudaron a estabilizar el terreno.

Por su parte, el alcalde de San Sadurniño, Secundino García, siguió el incendio desde la zona del bar Eladio, en el lugar de O Eirixado. Al igual que su homónimo de Neda, confirma que todo está controlado y que la noche fue de tensión. En su caso, estima en unos 3 o 4 kilómetros la superficie arrasada de arboleda y monte bajo.

En las labores participaron siete brigadas, cinco motobombas y seis palas de la Xunta, los Bomberos de Ferrol, los Bomberos del Eume, el GES de Mugardos, el Speis de Narón y las protecciones civiles de Neda (con tres voluntarios y la motobomba del Concello) y Pontedeume.

Miguel Pita: «Vivo isto con resignación»

En la zona de A Lobeira, una decena de vecinos seguían en primera persona, al lado de sus casas, la labor de los servicios de extinción. Uno de ellos, Miguel Pita, explicó para La Voz de madrugada cómo habían vivido las horas en las que se propagaron las llamas. «Vivo isto con resignación, vendo a desfeita que se fixo aquí esta noite», comentaba el afectado.

ÁLVARO ALONSO

«As lapas apareceron de repente sobre as nove da noite. Facía moito vento e avivadas polo aire comezaron a avanzar e en cousa dunha hora estaban aquí enriba xa. Viñeron da zona de Viladonelle, propagáronse e este é o resultado», continuaba relatando, mientras observaba como los efectivos se posicionaban para encender las mangueras. En el lugar trabajaban una decena de bomberos.

«Os bombeiros, en principio, dentro do risco da situación, fixeron cortalumes e queimas controladas para intentar que non avanzara. Polo de pronto, neste entorno están a controlar a situación», acababa de contar, ya sobre las tres de la mañana. Los vecinos no se fueron a sus casas hasta aproximadamente dos horas después.

Antonio Sueiras: «Cuando lo sientes cerca, la rabia es mayor»

Antonio Sueiras estaba en su casa de Narón, al lado del Concello, cuando empezó a enterarse a través de los grupos de WhatsApp y del Facebook de que había incendios también en la comarca. Natural de Igrexafeita, donde viven en la casa familiar su madre y su hermana, se acercó preocupado.

«Decidí ir para saber lo que pasaba. Al llegar, me impresionó mucho, había mucha gente desperdigada», contaba de madrugada a La Voz, a la que acompañó por unos caminos que conoce de su infancia. «El sentimiento es de impotencia, de ver lo que está pasando y no poder hacer nada», decía Antonio, también atento a lo que ocurría en el sur de Galicia, donde viven muchos amigos suyos. «Cuando lo sientes en tu piel, al lado de casa, la impotencia y la rabia es mayor», concluía.

Ortigueira

Minutos después de las once de esta mañana, se ha declarado otro incendio forestal, en el lugar de Penavide, en Ortigueira, perteneciente a la parroquia de Devesos. Afecta a monte bajo. Intervienen los GES de Ortigueira y de Mugardos, así como tres agentes, dos brigadas y tres motobombas de la Xunta. El alcalde de la localidad, Juan Penabad, informa de que está controlado, aunque sigue activo.

Monfero y San Xurxo

Medios contraincendios se desplazaron ayer a Serra da Loba, en Alto de Xestoso (Monfero) para extinguir un fuego que se originó a las ocho de la mañana. Acudieron dos brigadas de Medio Rural, dos motobombas y tres agentes. Quedo controlado por la tarde.

ANGEL MANSO

También hubo otro incendio en San Xurxo. Las llamas se originaron a media tarde en una zona cercana a viviendas, en el tramo final antes de llegar a la playa. Acudieron los bomberos de Ferrol y el GES de Mugardos. Quedó extinguido a las 9.