Goteras y desperfectos en un cementerio de Narón: «Quiero que el nicho de mi padre sea respetado»

Patricia Hermida FERROL / LA VOZ

NARÓN

JOSE PARDO

Las grietas provocadas por el roce de un camión provocan problemas en un camposanto de las que nadie se quiere hacer cargo

22 mar 2023 . Actualizado a las 16:36 h.

Con la grúa pórtico de Fene en el horizonte, el cementerio de O Couto desciende por la ladera hasta la ría de Ferrol. Y en uno de sus nichos descansa Serafín Couce Piñón, pero con «las tejas levantadas y boquetes en la parte trasera» debido a un accidente ocurrido hace dos años. Así lo indica su hija María del Carmen Couce López, que lamenta que no se reparen estos desperfectos. «Quiero que el nicho de mi padre sea respetado», indica emocionada.

Hace un par de años, un transporte de obra pasó por el camino trasero de este cementerio de Narón «y levantó todas las tejas». También provocó daños en la parte trasera de los nichos. María del Carmen indica que «así seguro que entra agua en la tumba de mi padre, por arriba y por la parte trasera». Ya puso los hechos en conocimiento del párroco del monasterio de O Couto. Desde la delegación de Patrimonio de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol indican que el sacerdote no ha presentado ningún informe sobre lo ocurrido, al menos en este año. Ese paso sería necesario para que después la diócesis solicitase a Patrimonio de la Xunta el permiso para la realización de las obras. De momento, la delegación de Patrimonio admite que no tenía conocimiento de esta petición de arreglo por parte de los vecinos.

JOSE PARDO

María del Carmen indica: «El cura me dijo que el seguro se haría cargo pero que había que buscar a más afectados». Dos años después, esta vecina aún no encontró una solución. «Se levantó el tejado del nicho de mi padre y de otros nichos vecinos; ahí tiene que entrar agua y yo quiero que se arregle», insiste. Su padre falleció el 18 de de noviembre de 2020 en plena pandemia, y meses después ocurrió el incidente: «Un vecino me avisó de que las tejas estaban levantadas, el cura me dijo que el seguro del transporte se hacía cargo pero de momento no lo ha hecho». Tras insistirle varias veces, esta mujer pidió que estuviese arreglado en San José «por el día del Padre, pero no lo conseguí».

Junto a una joya patrimonial

El cementerio se encuentra pegado al monasterio de O Couto, o de San Martiño de Xuvia, una de las joyas patrimoniales no solo de Narón sino de toda la ría de Ferrol. La construcción del cenobio se inició en el siglo IX según diversos estudios. Y la época dorada llegaría en el siglo XII con su incorporación a la Orden de Cluny, tras una donación de la familia Traba. El monasterio se sitúa en plena ruta Xacobea del Camiño Inglés, y fue declarado monumento artístico nacional en 1972 por el Ministerio de Cultura.

Los padres de María del Carmen vivían desde hace años en O Couto: «Por eso lo enterramos aquí, mi padre era muy importante para mí y quiero que descanse en un sitio en condiciones». Su nicho número 18 del cementerio ya a simple vista tiene las tejas levantadas. «Tenemos una cuota anual de 20 euros, por eso nos merecemos ese mantenimiento», observa esta vecina. También reclama esto por su madre: «Queremos que se compruebe la cantidad de agua y suciedad, y que se adecente».

Desde la delegación de Patrimonio de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol insisten en que debe ser el párroco de O Couto el que informe a dicha diócesis. Preguntado al respecto, el sacerdote no se pronunció.