Narón abre el período de aislamiento con escasa actividad en las terrazas

Manuel Arroyo Alves
Manuel Arroyo NARÓN

NARÓN

Terraza del Australian
Terraza del Australian JOSE PARDO

Parte de los negocios locales mantuvieron el cierre durante la jornada

05 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El frío y la lluvia de la borrasca atlántica Dora acompañó al ya de por sí día gris en Narón. La primera jornada bajo el decreto de cierre individual tuvo su contrapunto con la reapertura, tibia, de la hostelería. Solo al 50 % y en terrazas exteriores. A primera hora, pocos establecimientos se decidieron a retomar la actividad. En el entorno del centro comercial Odeón, solo tres desempolvaron sus mesas para recibir a una clientela a la que hacía un mes que no atendían. Como el Australian. Sus propietarios, Diego y Rubén, ocupaban una de las mesas de la amplia terraza. No lo veían claro. Muchos condicionantes para poca recompensa. «Las medidas son muy restrictivas», especialmente sobre el aforo, a su entender. Consideran que se podrían aliviar las normas -que impiden servir en el local- si «dentro se aumenta la distancia y la ventilación» y «si se conciencia del uso de mascarilla». De los ocho o diez cameros que tenían en plantilla, solo hay ahora trabajo para dos.

Olor a café

A pocos metros, en el Caprice del Odeón, la máquina de café coge ritmo. Es el único local que sirve en terraza. Antonio, al frente del servicio, se resigna a un año que va a ser «muy duro», lejos de los resultados de las tres temporadas que lleva en el centro comercial. Pero en esa misma terraza, el olor a café pone unas sonrisas al día. Son las de Marta, Sonia, Pepa y Mónica, trabajadoras de la tienda de Zara, que ya no se acordaban de cómo era aquello de tomar uno recién hecho. Adiós a la máquina dispensadora.

Café Caprice, en Odeón
Café Caprice, en Odeón JOSE PARDO

Poco movimiento

Por la medular del municipio naronés, en los márgenes de la carretera de Castilla, más persianas bajadas que puertas abiertas. Ninguno en O Alto y solo un par con cierta actividad a la altura de Freixeiro. En la zona de O Ponto el panorama era el mismo, aunque Xuvia sí despertó con algún local más abierto, pero solo hasta las cinco de la tarde. Hora de cerrar.