Que no pare el ritmo en Narón

La plantilla de los centros sociocomunitarios de la ciudad se vuelca para mantener a distancia la actividad y el contacto permanente con los usuarios habituales


Narón

No pueden abrir las puertas, pero siguen trabajando. Los centros sociocomunitarios de Narón siguen moviéndose. Y la treintena de profesionales que semanalmente se ocupan de las actividades que ofertan, se las ingenian para seguir adelante, en estos tiempos de confinamiento para frenar el coronavirus, con los talleres y actividades. Una vez más, las nuevas tecnologías son la clave.

«Buscamos que no se produzca una desvinculación de los usuarios», apunta Diana Lata, que dirige el día a día tanto del centro Manuela Pérez Sequeiros como del centro de las Casas de la Marina. Sostiene que el reto fundamental en este momento pasa por conseguir que, cuando el estado de alarma cese, «a la gente no le dé pereza volver». En definitiva, que el sedentarismo no se apodere de los usuarios.

La primera pista de por dónde iban los tiros llegó a los pocos días de decretarse la emergencia sanitaria, cuando desde su página en Facebook, el equipo colgaba una serie de ejercicios de estimulación cognitiva «para hoxe», pensados para que los usuarios de los talleres de memoria se entretuvieran en las primeras jornadas de encierro y, a la vez, mantuvieran activa su mente. Fue solo el principio.

Bailes latinos, pilates, ejercicios de mantenimiento en familia o clases de yoga son solo algunas de las propuestas que se pueden ya seguir a través de las redes sociales de los centros comunitarios naroneses. Aunque las propuestas van mucho más allá.

Sus grupos de wasap están sirviendo para conectar a monitores y alumnado y, a través de aplicaciones, ofrecer teleformación, apuntan desde Domusvi, gestora de los centros. Abrió fuego el responsable de los talleres de Internet y redes sociales, pero el resto se han ido sumando. Es el caso de Diana Coira, que como explica, graba vídeos e imparte clases en directo de bowspring, una «auténtica revolución postural», con beneficios para todos los públicos.

En paralelo, como señala Lata, se está realizando además un trabajo importante con las familias del centro de día municipal, uno de los equipamientos que gestionan. Así, las terapeutas, tras ponerse en contacto con las familias, están haciéndoles llegar a través del wasap una guía para realizar sesiones de gerontogimnasia, de estimulación... «actividades que pueden hacer con los elementos que tienen». Incluso se está realizando un seguimiento de los usuarios habituales del servicio de hidroterapia.

«Queremos que los usuarios habituales -superan el medio centenar- no se olviden de nosotros, pero somos conscientes de que no vamos a llegar a la gente más mayor y los más desvinculados de las redes sociales», opina Lata. Aunque la crisis tiene otra cara: al abrirse los contenidos para todo el mundo, están captando nuevos públicos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Que no pare el ritmo en Narón