La enseñanza digital gana presencia en el nuevo curso de los institutos

Las clases en ESO y Bachlillerato darán comienzo el lunes con más centros adheridos al proyecto E-Dixgal. Las cafeterías escolares todavía no estará operativas debido a un cambio en el modelo de gestión


ferrol / la voz

Este mes han sido la envidia de muchos alumnos de otros ciclos -en la universidad y en los centros de educación infantil y primaria hace ya días que arrancaron las clases-, pero todo llega a su fin y a los estudiantes de ESO y Bachillerato les ha llegado ya la hora de despedirse de las vacaciones de verano. Según las cifras aportadas por la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, que todavía son provisionales, un total de 8.192 alumnos inaugurarán las clases en estos dos niveles el próximo lunes en los centros de la comarca: 6.220 lo harán en la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y 1.972 en Bachillerato.

Al igual que ha ocurrido en Primaria, una de las principales novedades de este curso en la ESO será la ampliación del número de centros adheridos al plan E-Dixgal, un ambicioso programa con el que la Xunta pretende fomentar la enseñanza digital mediante el uso del libro electrónico para impartir algunas asignaturas.

El curso pasado, un total de diecisiete centros de la comarca (tanto de Primaria como de Secundaria) ya disponían de este programa. Y este curso lo implantarán otros trece, diez de ellos en Primaria y un total de tres en Secundaria.

Los institutos que se suman al proyecto de la Xunta para impulsar el uso del libro electrónico son el IES Catabois y el IES Saturnino Montojo, en Ferrol, y el IES As Telleiras, en Narón.

«Sabemos que al principio nos va a costar un poco, pero pensamos que hay que adaptarse a las nuevas tecnologías sí o sí», comenta Victoria Piñeiro, directora del IES Saturnino Montojo, donde este curso se utilizará el libro electrónico para impartir asignaturas como Lengua Galega, Matemáticas, Plástica o Geografía e Historia en primero de la ESO. Los ordenadores ultraligeros que se suministrarán a los alumnos de este nivel no han llegado todavía al centro, pero la dirección confía en poder disponer de ellos lo antes posible para comenzar el curso con normalidad.

¿Que alicientes ofrece este nuevo modelo frente a la herramienta convencional del libro en papel? Para sus defensores todo son ventajas y, entre ellas, destacan una mayor familiarización de los estudiantes con las nuevas tecnologías, el ahorro que supone para los padres no tener que comprar los libros físicos y las posibilidades que ofrece el programa E-Dixgal a los profesores para acceder a nuevas aplicaciones educativas y generar sus propios contenidos.

Además del IES Catabois y el IES Saturnino Montojo, en Ferrol también utilizan ya libro digital para impartir algunas materias de Secundaria el IES Ferrol Vello y el Sofía Casanova. Ambos centros se estrenaron con el programa E-Dixgal el curso pasado.

Retraso en la apertura de las cafeterías escolares

Según apuntan todas las previsiones, el próximo lunes el curso se iniciará con normalidad en las aulas de ESO y Bachillerato de la comarca, pero no ocurrirá lo mismo en las cafeterías de los centros, que los alumnos se encontrarán cerradas. Debido a la entrada en vigor de la Lei 9/2017, la Xunta ha tenido que licitar en abierto la gestión de las cafeterías escolares -ahora categorizadas como servicios públicos- y todavía no ha finalizado los trámites para su adjudicación y contratación.

Por eso -y hasta que no se firmen los contratos-, las cafeterías de los institutos no podrán abrir sus puertas. ¿Hasta cuándo se mantendrá esta situación? Educación no concreta fechas, pero asegura que la «Consellería está traballando coa máxima celeridade, cuestión que hai que compaxinar co cumprimento escrupuloso da legalidade no total dos 225 cotratos que se están tramitando en toda Galicia».

Las Anpas de algunos centros, como la del Sofía Casanova, ya han informado a los padres de esta circunstancia, adviertiéndoles al mismo tiempo de que manden a sus hijos al instituto con comida, ya que a los de ESO no les está permitido salir a la calle «y son muchas las horas que pasan desde que desayunan hasta que llegan a casa a comer».

Y mientras los padres protestan por este retraso en la apertura de las cafeterías, el sindicato CIG denuncia que cada vez hay más plazas con materias fines (para que los profesores puedan dar más asignaturas que las propias) y aseguran que las plantillas de profesores en Secundaria se encuentran «baixo mínimos».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Comentarios

La enseñanza digital gana presencia en el nuevo curso de los institutos