La polémica senda peatonal y ciclista de O Val

Los vecinos se sienten engañados y alertan del perjuicio que causará el trazado a viviendas y fincas, y la Xunta sostiene que hay margen de mejora durante la obra

.

NARÓN / LA VOZ

Algunos propietarios ya han firmado las actas de ocupación y pago de los terrenos expropiados por la Xunta para la construcción de la senda peatonal y ciclista que discurrirá por el margen derecho de la carretera de Ferrol a Valdoviño, entre el polígono del Río do Pozo y el final de la travesía de O Cruceiro. Pero otros vecinos de la parroquia naronesa de O Val, por donde discurrirá, solo han rubricado las actas previas. Rechazan el trazado, que en algún caso obliga a tirar muros de fincas, parte jardines o deja la esquina de una vivienda en medio de uno de los carriles; se sienten engañados y proponen una alternativa. La Consellería de Infraestruturas, que financia la obra, con un presupuesto de 800.000 euros, recuerda que se aceptaron algunas alegaciones y está dispuesta a estudiar con los afectados los problemas y mejorar «todo o que sexa posible» durante la ejecución de la obra.

¿Por qué hay vecinos que se oponen ahora al proyecto de la senda?

«En el proyecto que estuvo expuesto al público no se tiraba el muro que construyó mi padre hace unos 30 años, con permiso y totalmente legal. Y no presentamos alegaciones, pero al ir a firmar se vio que se expropiaba más superficie y había que tirarlo. Es una injusticia que unos se salven y otros los derriben», sostiene la hija de uno de los afectados. Defiende la construcción de la senda - «es un beneficio para todo el mundo y nadie está en contra»-, pero ve «una agresión a los vecinos». Alguno, dice, podrá toparse con un ciclista al salir de casa y tendrá que extremar las precauciones al sacar el coche del garaje por si pasa alguien andando o pedaleando.

¿Qué otros problemas plantea el trazado aprobado por la Xunta?

La esquina de la casa de Rosa Gómez, con varios siglos de historia, ocupará parte de uno de los carriles de la senda. «Es una injusticia», critica. Ella sí presentó alegaciones. «Entendimos en la respuesta que se iban a aceptar y cuando conseguimos entrar en la página web vimos en el documento que no era así, pero ya había pasado el mes de plazo para recurrir e incluso los dos meses para ir a un contencioso. Es un engaño, más con gente mayor», opina. Otra vecina tendrá que cambiar la puerta de entrada a su casa, que ahora de directamente a la senda, sin transición.

¿Cuál es la postura del gobierno local de Narón sobre la situación?

«Nós estamos a favor de que se faga a senda, porque é unha obra que mellora a seguridade viaria, e non nos metemos nos aspectos técnicos do proxecto. Se ten defectos e se presentaron alegacións e foron desestimadas, nós niso non entramos; queremos que a senda se faga o mellor posible e co menor prexuízo para os veciños», explica el concejal de Urbanismo. «O que podemos facer -abunda Manuel Ramos- é actuar de intermediarios, por iso a reunión do xoves [a las 13.30 horas en el local social, con el director de obra]. Algo ao mellor se pode cambiar, pero modificar o proxecto cando está adxudicado e contratado e coa obra para empezar...».

¿Qué proponen los afectados por el trazado?

«No estamos en contra del carril bici, pero tiene que ser en condiciones y con las medidas de seguridad impuestas por la Unión Europea», defienden los damnificados. Critican la falta de uniformidad del recorrido, de 2,2 kilómetros y dos metros de ancho, que en algunos puntos se estrecha, por la presencia de inmuebles. Y plantean un proyecto alternativo, que implicaría desplazar el eje central de la carretera y, por tanto, ampliarla hacia el margen izquierdo. De este modo, arguyen, la senda podría conservar el ancho en todo el itinerario.

¿Queda margen para introducir cambios?

«Durante a execución das obras vaise atender ao que expoñan os veciños, na medida que se poda e que non supoña unha modificación do proxecto. Hai marxe para mellorar e así llelo vai transmitir o técnico na reunión do xoves», apuntan desde la Consellería de Infraestruturas, que destacan que han ido de la mano del Concello durante todo el proceso.

¿Habrá más protestas?

A la espera del resultado de la reunión de mañana, los afectados piensan llevar su protesta a la escenificación de Pena Molexa, el sábado, y al edificio administrativo de la Xunta, el día 21.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La polémica senda peatonal y ciclista de O Val