«Los alumnos deben ser autónomos»

Traslada al instituto de Narón sus experiencias en tres centros canadienses


Narón

«Hay que tener envidia del sistema educativo canadiense», reconoce María Teresa Corral Bañal (As Pontes, 1964). Es la jefa del departamento de inglés del IES As Telleiras de Narón y ha participado ya en dos viajes a Reading, en Inglaterra, y a Limerick, en Irlanda, para participar en programas de inmersión lingüística con clases de inglés en la Universidad. Son los antecesores del programa Piale de la Consellería de Educación para la mejora de las competencias lingüísticas, con el cual también ha viajado tres veces a Canadá para conocer la vida escolar en institutos.

-¿Cómo han sido sus experiencias en Canadá?

-El primero fue a Calgary, hace nueve años, luego estuve en Ottawa hace dos, y este año fui el mes de octubre a Montreal. Estuve viviendo con la familia Kadri, un ejemplo de la multiculturalidad de Canadá, en la que el señor era iraquí y la mujer coreana. Canadá destaca por la enorme tolerancia y respeto a todas las culturas, razas, religiones y la integración.

-¿Qué diferencias encontró entre el instituto naronés y los canadienses?

-Cuando estuve en el instituto de Ottawa el 90 % del alumnado era inmigrante. Me acuerdo que cuando entré por primera vez en el colegio pensaba ?¿Y dónde están los canadienses?? Y sobre todo llama la atención por la forma en la que visten las chicas, muchas utilizan el velo para cubrirse el pelo y a veces vestidos largos. La experiencia me sirvió además de para conocer el sistema educativo ver ese trabajo por la integración y poder trasladarlo aquí. Y hay muchas diferencias en las infraestructuras. Allí tienen las típicas taquillas de los colegios americanos, porque los profesores tienen cada uno su propia aula de una asignatura y son los estudiantes los que se van cambiando de clase. Y los profesores personalizan las aulas, tienen su propia biblioteca... Los medios digitales son parecidos a los nuestros.

-¿El IES As Telleiras también cuenta con un alumnado multicultural?

-Si, pero la proporción es mucho menor. Sobre todo, alumnos procedentes de países sudamericanos, y muchas veces las familias vienen por motivos económicos. En el colegio de Ottawa era gente que había emigrado por problemas políticos y conflictos bélicos. Las nacionalidades de allí son casi como un mapa mundi, desde Yemen, Nepal, Eritrea... En algunos niños veías en su comportamiento que todavía tienen el terror metido en el cuerpo. El sistema educativo hace una labor tremenda para que aprendan a convivir en paz y se integren. Aquí por ejemplo el año pasado tuvimos una alumna que venía de un país francófono de África, y mi compañera del área de francés Maite Couso se implicó muchísimo para ayudarla a adaptarse. Y esto es a lo que se tenderá cada vez más con la movilidad que hay.

-¿Cómo fue su última experiencia?

-Este año estuve en el John Rennie High School. El objetivo del viaje, además de la inmersión lingüística, se trata de tener una experiencia completa como en el instituto en el que trabajas. Tenía a un profesor tutor al que acompañaba, pero pude dar una clase en la que expliqué a los alumnos de donde vengo.

-¿Y qué sabían de España?

-La inmensa mayoría conocen el fútbol, no tienen muy claro como es el país y la cultura. Les conté que venía de Galicia, con una cultura Celta, les llama mucho la atención como son nuestras tradiciones, que tenemos nuestro idioma diferente, y les conté como es la vida en el instituto de Narón.

-¿Y a sus alumnos naroneses?

-Cuando les expliqué mi experiencia les llama mucho la atención la importancia de los deportes en la vida escolar. Y también dicen que quieren hacer más actividades como hacen ellos relacionadas con esta vida escolar.

-¿Qué ha podido trasladar de su experiencia en el extranjero a las clases en Narón?

-Sobre todo es fundamental que los alumnos deben aprender a ser autónomos. En España hay la idea del ?yo te cuento y tu memorizas?, pero los estudiantes tienen que aprender a investigar por su cuenta y conocer los recursos de los disponen. Me llamaba mucho la atención cuando había debates en clase todos opinaban, por ejemplo, de las elecciones. Tú pregúntale aquí a un niño de cuarto de la ESO cómo ve el panorama político para el mes de diciembre y te miran sin saber que decir. Otro de los debates que hicieron fue sobre el problema de Siria y si ellos creían si debían abrirse o no las fronteras. Hay mucha más preocupación por integrarlos en la vida del país, en lo que es la vida adulta. También es trasladable aquí el modelo de aprendizaje de los idiomas, inglés y francés.

Votación
2 votos
Comentarios

«Los alumnos deben ser autónomos»