La vegetación engulle los claustros y los muros del monasterio de Monfero

En 2003 el Arzobispado cedió el uso de parte del cenobio a la Xunta, que invirtió 1,8 millones en un proyecto turístico inacabado, y nadie se ocupa del mantenimiento


MONFERO / LA VOZ

La maleza se está tragando el monasterio de Santa María de Monfero, que data del siglo XII. La vegetación devora los claustros, en especial el primero y el tercero, y trepa por los muros del cenobio sin control. Nadie se ocupa de adecentar este entorno. Pero, ¿a quién le corresponde el mantenimiento? El 27 de junio de 2003, el Arzobispado de Santiago, a quien pertenece el monumento, suscribió un convenio de colaboración con la Consellería de Cultura «para a súa posta en valor, para a prestación de servizos turístico-culturais». El acuerdo incluía la cesión «a título gratuíto e por 99 anos» del monasterio y la finca, con la excepción de la iglesia o el patio de muro románico anexo que da acceso al coro alto y al campanario.

La Administración autonómica se comprometía a restaurar y rehabilitar el cenobio y a adoptar «as medidas que permitan a súa explotación, co fin de xerar emprego», entre otros puntos. Cuatro años después. Xunta y Arzobispado rubricaron una adenda al convenio, que reducía a 50 años el período de cesión gratuita, «prorrogables de xeito automático 25 anos máis», e introducía otras modificaciones en los usos previstos de la vivienda del párroco y del local de la Asociación de Amigos do Mosteiro de Monfero, a fin de habilitar accesos independientes a ambas estancias y al hotel que se quería crear en el edificio principal.

Entre 2009 y 2010 se ejecutó la primera fase de las obras, con una inversión de 1,8 millones de euros. «Pero despois chegou Feijoo e parou todo. Para deixalo así foi tirar os cartos», sostiene el alcalde. Andrés Feal considera que «é cuestión de vontade política e de prioridades, porque se podía ir facendo pouco a pouco. Pero se non, que llo doen ao Concello, que xa buscamos nós a que dedicalo. Nin traballan nin deixan traballar, e así acabará caendo todo embaixo», critica. En ese empeño anda desde hace ya varios años. En el último contacto mantenido con la Xunta le han remitido al Arzobispado y estos días prepara la documentación, con un objetivo claro, lograr la cesión del cenobio. «O que queremos é poder ensinar os claustros, porque agora só está aberta a igrexa e o coro, os espazos de culto, e que nos autoricen a cobrar una taxa pola entrada, de 1,5 ou 2 euros, para axudar ao mantemento e aos gastos de persoal», explica el regidor. El Concello contabiliza 20.000 visitantes anuales al monasterio, donde dispone de una oficina de turismo (abierta desde hace unos días hasta octubre, con apoyo de la Diputación).

Feal insiste en que, a diferencia de lo ocurrido con el Gobierno gallego, el Concello «nunca tivo problemas coa Igrexa», que siempre se ha brindado a colaborar. Y advierte del riesgo de incendio por la maleza acumulada en los claustros, «que chega a seis ou sete metros de altura nalgúns sitios». El Concello se ocupa de limpiar la finca, «e de cambiar o candado cando alguén o rompe».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La vegetación engulle los claustros y los muros del monasterio de Monfero