Una comerciante de O Barqueiro lanza en Galicia el nuevo partido Autónomos

ANA F. CUBA O BARQUEIRO / LA VOZ

MAÑÓN

Conchi Galdo, en su ferretería de O Barqueiro, haciendo el símbolo del partido Autónomos
Conchi Galdo, en su ferretería de O Barqueiro, haciendo el símbolo del partido Autónomos I. F.

Conchi Galdo esgrime la defensa de los profesionales por cuenta propia y trabaja para optar a la alcaldía de Mañón

19 nov 2022 . Actualizado a las 10:03 h.

Conchi Galdo (O Barqueiro, 1967) se crio en la ferretería que montaron sus padres en 1956, en la que trabaja desde los 17 años, cuando enfermó su progenitor, José Vicente, que el 1 de diciembre cumpliría cien años. Como trabajadora por cuenta propia, durante la pandemia se sumó al grupo de Facebook de ámbito estatal creado «para dar voz a todas las preocupaciones y los problemas de los autónomos». Fue el germen del partido constituido el 22 de septiembre de 2020.

Tras presentarse a las elecciones autonómicas de Madrid y Andalucía, quieren concurrir a las municipales. Galdo, que se ocupa del márketing y las redes sociales de la formación, aspira a formar una candidatura para optar a la alcaldía de Mañón. «Poco a poco vamos creciendo y nos estamos consolidando —dice—, por la necesidad de un partido como el nuestro, en un país muy dividido ideológicamente, en el que siempre se está hablando de izquierda y derecha, sin arreglar nada ni avanzar». Frente a la política de bloques, apuesta por «un modelo económico que haga crecer el país, mejore la economía y el bienestar de la sociedad».

¿Cuáles son los ejes de esa propuesta? En el apartado económico, piden la eliminación del doble pagador en la declaración de la renta; el cómputo de toda la vida laboral para el cese de actividad y posterior jubilación; la regulación del precio mínimo de compra a productores agrícolas y ganaderos, respetando los costes, y la limitación del precio mínimo de venta en las grandes superficies, y el impulso de las zonas comerciales de proximidad.

Para los autónomos demandan la bonificación de la cuota por cuidado de familiar en primer grado y el derecho de prestación por parte de la mutua, la contratación y derechos a prestación para los hijos, cuota reducida si los ingresos no exceden el salario mínimo interprofesional o la deducción del trimestre del IVA de las facturas vencidas y no cobradas. Su decálogo recoge la igualdad en derechos sociales, una fiscalidad justa (proporcional a los ingresos), la reducción de la burocracia, el acceso a la formación bonificada, la defensa de la iniciativa privada, la puesta en valor del autónomo, el fomento del emprendimiento, la despolitización de las Administración, la eliminación del despilfarro público y una justicia ágil y con recursos.

«Lo que pretendemos es plantar cara y decir que esto no puede seguir así, queremos poder generar empleo, que cada uno viva de lo que sabe hacer, tanto si ha estudiado una carrera como si monta un pequeño negocio», recalca Galdo. «Queremos vivir de lo nuestro y nos da igual que sea izquierda o derecha, pero con sentido común y sin que cuestiones básicas como la sanidad, la educación o la cultura estén a expensas de quien gobierna en cada momento», agrega.

Ni esta comerciante de O Barqueiro ni sus compañeros se sienten representados por las asociaciones de autónomos, «porque dependen del Gobierno de turno». Galdo reivindica al trabajador por cuenta propia: «Mis padres, todo lo que ganaron lo invirtieron... Tu capital te lo ganas tú y si un cliente tarda en pagarte las consecuencias son para ti. Yo no tengo que pagar alquiler, pero hay muchos autónomos que sí, e hipoteca y vivir... Tenemos que hacernos ver y hacernos valer».