Del comercio y la medicina a la hostelería: «Los primeros meses fueron durísimos»

c. lópez, A.U. FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

CEDIDA

Quinze café cumple con el cometido de acercar a Ferrol el café de especialidad: «La gente no entendía la diferencia entre el café comercial y el que ofertamos, que es de calidad»

11 jul 2024 . Actualizado a las 00:13 h.

En febrero de 2023, la exdependienta Irene López y la médica Susana Núñez abrían las puertas de su negocio en el número 69 de la calle Real. Diecisiete meses después, hacen un balance positivo de su aterrizaje en el mundo de la hostelería, aunque aseguran que ha sido «una montaña rusa».

«Creo que estamos cumpliendo la premisa de traer el café de especialidad a la comarca. Los primeros meses fueron durísimos porque la gente no entendía la diferencia entre el café comercial que consumimos normalmente y el que nosotras ofertamos. Tuvimos que pelear con el hándicap de que nuestro café era caro, pero los precios —que van desde 1,6 a los 2,2 euros— son muy razonables, pues compramos directamente a caficultores y microtostadores y eso garantiza una gran calidad», declara Irene.

Con una carta especializada en desayunos y meriendas, desde Quinze muestran su compromiso con la elaboración casera y los platos saludables: «Utilizamos pan artesano y fruta del día». Si se le pregunta por el favorito de la clientela, Irene tiene claro el éxito del que goza la tostada de aguacate y tomate coronada por un huevo poché. La copropietaria del local afirma entre risas que «es nuestra seña de identidad. Incluso más que el café».

A punto de cumplir su primer año y medio de vida, desde Quinze celebran que la acogida en Ferrol está siendo cada vez mejor y rememoran cómo al principio «solo nos quería la gente de fuera. Lo notamos mucho durante el verano, las Navidades y Semana Santa porque funcionamos especialmente bien. Las personas que llegaban de ciudades en las que el café de especialidad está más que asentado lo venían buscando. Aquí, en Ferrol, se puede encontrar desde que abrimos nosotras y Cafetea —en la Calle Magdalena—, así que es relativamente reciente».

Laura, además de ser cofundadora y camarera de Quinze, lleva las redes sociales de la cafetería, aspecto del que se muestra especialmente orgullosa: «le dedico mucho tiempo porque considero que es crucial. Me gusta que la gente vea que hacemos un trabajo lindo y que el local está limpio y cuidado. En un inicio pensábamos contratar a alguien para llevar esa parte, pero por cuestiones de presupuesto tuve que encargarme yo». Pese a que no entraba en sus planes iniciales, la ferrolana está contenta de haberse iniciado en una labor de la que disfruta y agradece a la gente por valorar su naturalidad.