«No tuve miedo a abrir, los únicos jefes que tengo son mis clientes»

c. lópez / A.U. FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

Carlos carballeira

Sunny puso en marcha su barbería en plena pandemia y tres años después está convencido de que merece la pena arriesgar

09 jul 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Una década después de su llegada a Ferrol, Sunday Okhuos Ogbomo —conocido popularmente como Sunny— abrió las puertas de su establecimiento en septiembre de 2021 en la calle María. Con el tercer aniversario a la vuelta de la esquina, el barbero tiene en mente ampliar el negocio con un nuevo trabajador para ofertar también tintes y servicio de manicura.

La atención personalizada y el trato cercano de Sunny son algunos de los ingredientes que explican el éxito de esta barbería unisex. A mayores, destaca la decoración del local, motivo por el cual llegan a recibir visitantes únicamente interesados en fotografiar su interior: «Los veo fuera sacando fotos y yo los invito a entrar. Pienso que traer cosas nuevas, como los palés que reutilizo como muebles, es una buena forma de llamar la atención de la gente».

Sunny se adentró al mundo de la peluquería a muy temprana edad y, a mediados de los noventa, llegó a regentar su propio establecimiento en su país natal, Nigeria. Tiempo después, emigró a España para ganarse la vida trabajando en la construcción, pero un accidente de tráfico lo alejó de este sector. Llamado nuevamente por el cepillo y la tijera, ganó fama en Ferrol por su presencia en la Academia Olympia y en la Suso Barber Shop. Como consecuencia de la crisis del covid fue despedido, siendo la situación de necesidad el principal motor de la creación de Sunny´s BarberShop. Mucha gente alabó su valentía por emprender en plena pandemia, pero Sunny asegura que estaba convencido de que saldría bien. «Yo no me iba a quedar en casa sin hacer nada, no tuve miedo. Si te dejas guiar por el miedo, el miedo te encuentra en todas partes», reflexiona.

Haciendo valoración de lo que supone estar al frente de su propio negocio, Sunny celebra que «por el momento, hay mucho trabajo […], los únicos jefes que tengo son mis clientes».