Ferrol lanza Artabria con café con guaraná, bebida inteligente y elixir de juventud: «En tres semanas ya facturamos con cinco cifras»

Patricia Hermida Torrente
Patricia Hermida FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

La exmilitar Laura Periscal impulsa esta empresa «que va genial»

16 ene 2024 . Actualizado a las 17:22 h.

En emprendimiento, Laura Periscal bate todos los récords. Natural de Carballo, trabajó como militar en Ferrol. Después se volcó en la naturopatía y la acupuntura, trabajó para una empresa de distribución «para la que facturé cerca de cuatro millones de euros». Y ahora lanza su propia empresa de bebidas funcionales desde Ferrol. Se llama Artabria, tiene como logo el nudo celta y ofrece estas tres bebidas: un café con guaraná, naranja amarga y garcinia cambogia; una infusión de limón, jengibre, hibisco y garcinia cambogia; y un elixir de juventud. Esta exmilitar recalca que «mi empresa funciona desde el 18 de diciembre y ya va genial, ya facturamos en cinco cifras».

Laura cuenta además con el asesoramiento de su marido, que es capitán sanitario de las Fuerzas Armadas en Ferrol «con grandes conocimientos en plantas medicinales». Ella antes se dedicaba «a la formación de distribuidoras por videoconferencia, trabajaba para empresas extranjeras formando a 12.000 distribuidores y al final decidí dedicarme al sector de las bebidas funcionales por mi cuenta». Con esa ayuda de su marido, ha ideado estas bebidas que se fabrican en la Península Ibérica «aunque queremos hacerlas en cuanto podamos en Ferrolterra». Se reparten por venta directa a través de 189 distribuidoras. «Tenemos la ayuda del Polo de Emprendemento Rías Altas e Arco Ártabro (que depende de la Xunta de Galicia) y del Emega», indica la empresaria, mientras enseña con orgullo el registro sanitario en el Ministerio de Consumo.

La creadora de Artabria con sus productos
La creadora de Artabria con sus productos JOSE PARDO

¿Qué ofrece cada bebida? «Las funcionales incluyen plantas medicinales o superfrutas que aportan beneficios extras; en el caso de nuestro café de Brasil lleva guaraná que es una planta adaptógena, si estás nerviosa te tranquiliza y si estás de bajón te da ánimos», indica la dueña de Artabria. También busca «calmar la ansiedad, además el guaraná y la naranja amarga ayudan a quemar grasa». La segunda bebida «es una intelligent drink o ID, con los mismos efectos que el café pero sin cafeína gracias al jengibre».

El elixir de juventud lleva colágeno hidrolizado, magnesio, glucosamina, vitamina C y condroitina. Se incluye en el bum de esas bebidas o complementos de belleza, que arrasan en las perfumerías. «En nuestro caso, beneficia a la piel, cabello y uñas, pero además ayuda a las articulaciones; a la gente le está encantando este producto», indica Laura. Califica la actual experiencia como «brutal, no esperábamos este éxito tan rápido a nivel nacional y llegar a cinco cifras de facturación en tres semanas».

Homenaje a la Semana Santa

La inauguración oficial, para su presentación en la sociedad ferrolana, se prevé para el primer trimestre de este año. La caja del café es además «un guiño a la Semana Santa de Ferrol que tanto nos gusta, con ese color nazareno del Cristo».

El café (para tomar con leche o agua) y la infusión de jengibre vienen en sobres, el exilir de la juventud también es solubre y se vende en una lata color azulado. «Íbamos a salir solamente con el café pero al final sacamos las tres bebidas», explica. En el caso del café, «se busca el clásico sabor de pota, y tanto el guaraná como la naranja amarga no se notan en en el paladar». La compra puede realizarse ya en la página web de la empresa www.artabria.eu. Además de estos productos, Laura creó un software para controlar la distribución además de las comisiones de los propios distribuidores, entre otros valores.

Laura es escritora y acaba de publicar Guía básica de supervivencia del networker. La firma sirve además de «agradecimiento a lo que nos ofreció Ferrol, con el nombre de Artabria por la Costa Ártabra; mi marido llegó de Extremadura hace 18 años y yo de Carballo hace ocho, Ferrol nos ayudó a florecer como personas».