Ir y volver a Ferrol por autopista: casi 45 euros a Vigo y más de 11 a A Coruña

f. fernández FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

Trabajadores de Inditex en Arteixo residentes en Ferrol comparten coche y gastos

08 ene 2024 . Actualizado a las 10:35 h.

Rafael Martínez Pereira es mozo de almacén en el centro logístico de Inditex en Arteixo, pero vive en Ferrol, a 65 kilómetros de su trabajo. Como él, otro nutrido grupo de empleados del gigante de la moda residen en la comarca de Ferrol, lo que les convierte en usuarios cotidianos de la autopista AP-9 y en sufridos protagonistas de la reciente subida de los peajes, de un 6 % de media.

Pero están bien organizados. Comparten vehículo y así reducen de forma importante los gastos diarios de desplazamiento: «Podemos ser cinco o seis coches con gente que nos desplazamos a diario a trabajar a Arteixo», explica Rafael.

En su caso concreto, comparte viaje con otras dos chicas. Cada día le toca llevar el coche a uno de ellos, que asume todos los gastos, tanto de gasolina como de peajes. El punto de encuentro suele ser la rotonda de Freixeiro, donde dos de ellos dejan sus coches y se montan en el del tercero. Con él toman la AP-9 hasta el peaje de Guísamo y de ahí enfilan hacia Lugo y la A-8, que desemboca directamente en el polígono de Sabón.

«No calculé cuánto ahorro», confiesa este ferrolano que trabaja en Arteixo desde el 2012. El peaje hasta Guísamo cuesta veinte céntimos más desde el 1 de enero: 3,70 euros, un 5,7 % más. Teniendo en cuenta que a Rafael le puede tocar llevar el coche siete de los veinte días laborables que tiene de media un mes, se deja en peajes 26 euros mensuales. A esto hay que sumar un gasto diario, cada vez que lleva su coche, de entre diez y quince euros en combustible.

Pero, si no compartiese vehículo, Rafael gastaría en peajes 74 euros, así que se ahorra 48 al mes. Esto sin contar el viaje de vuelta, porque estos trabajadores, como la mayoría de los usuarios habituales de la AP-9, se han agenciado el telepeaje, con el que el regreso les sale gratis, siempre que se realice el mismo día que la ida.

Sin ese aparato y si no compartiesen coche, el viaje de ida y vuelta les saldría a cada uno en 148 euros al mes. Eso solo en autopista.

Los veinte céntimos más que cuesta ir de Fene a Guísamo por la AP-9 se traducen en un gasto adicional de cuatro euros más al mes solo en el viaje de ida si se realizan veinte trayectos mensuales.

Esos 48 euros que se ahorra Rafael al mes gracias a que comparte coche con otros compañeros le darían a este ferrolano para ir de Ferrol a Vigo por la AP-9. La reciente subida de los peajes deja ese viaje en 22,3 euros, casi 45 contando también la vuelta. Son casi tres euros más que a finales de año. Así, recorrer la AP-9 de norte (Ferrol) a sur (Vigo) es desde el 1 de enero un 6,7 % más caro, por encima de esa media de subida de los peajes del 6 %.

Ir a Santiago desde Ferrol cuesta ahora casi 11 euros (10,85), un 6,3 % más que el año pasado. Mientras, viajar a A Coruña supone un gasto en peajes de 5,60 euros (11,2 si es ida y vuelta), un 6,6 % más. Pero el tramo que porcentualmente más se ha encarecido es el que une Cabanas y A Coruña: cuesta el viaje de ida 4,25 euros, un 7,6 % más que en el 2023. El Fene-Miño se ha encarecido un 6,8 %.

Rafael Martínez se muestra indignado con el encarecimiento de la autopista. Más cuando «el estado del firme está fatal, lleno de baches, no se ven las líneas, el mantenimiento es nulo», denuncia este usuario.

Los peajes de la AP-9

  • Fene-Cabanas: 1,05 
  • Fene-Miño: 2,35 
  • Fene-Guísamo: 3,70
  • Fene-A Coruña: 5,60
  • Cabanas-Miño: 1,30
  • Cabanas-Guísamo: 2,35
  • Cabanas-A Coruña: 4,25
  • Guísamo-Sigüeiro: 6,30
  • Guísamo-Santiago: 7,15
  • Santiago-Pontevedra: 6,85
  • Pontevedra-Vigo: 4,60
  • Vigo-Tui: 3,20
  • Fene-Santiago: 10,85
  • Fene-Vigo: 22,3

Llenar el depósito de gasoil cuesta en la actualidad quince euros menos que hace un año 

Suben de forma importante los peajes de la autopista —el segundo incremento más alto de este siglo XXI—, pero no hay mal que por bien no venga. Y es que los carburantes de automoción están dando un respiro importante. Sobre todo si se compara su precio con el anotado hace justo un año, cuando todavía eran pasto de la crisis energética avivada por el conflicto bélico en Ucrania.

Así, llenar el depósito de gasolina (de 55 litros) en alguna de las estaciones de servicio de Narón —el concello de la comarca más barato para repostar— cuesta ahora 81 euros, nueve menos que en la misma semana de enero del 2023. El litro de ese carburante se vende de media a 1,48 euros, frente a los 1,639 a los que se expendía hace un año. Si el coche es de gasoil, alimentarlo hasta rebosar supone ahora un gasto de 78 euros, quince menos que hace doce meses. Y es que el litro de ese combustible cuesta en la actualidad 1,43 euros, frente a los 1,704 de hace un año. De este modo, el litro de gasolina se ha abaratado casi un 10 %, mientras que el de gasoil, un nada despreciable 16 %.

Autorizado por el Gobierno

La subida de los peajes de la AP-9 es fruto de una autorización a Audasa por parte del Ministerio de Transportes, que validó el 30 de diciembre un incremento en la principal vía de comunicación de Galicia del 6,55 % de media entre todos sus tramos, pero que en realidad llegará a un 6,69 % para quienes la recorran en toda su extensión, de Ferrol a Tui. Dicho viaje pasará a costar 25,50 euros para vehículos ligeros y nada menos que 44,5 para los pesados.