La versión moderna del timo de la estampita: engatusan a una mujer para que entregue 6.200 euros y joyas por cupones premiados

Bea Abelairas
Bea abelairas FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

Imagen de archivo de un puesto de venta de cupones de la ONCE en Vigo
Imagen de archivo de un puesto de venta de cupones de la ONCE en Vigo M.MORALEJO

Uno de los timadores incluso se hizo pasar por policía

01 dic 2023 . Actualizado a las 23:22 h.

Una mujer de la comarca fue víctima de una versión moderna y elaborada del clásico timo de la estampita. Cayó en la red de tres personas que estaban conchabadas, aunque se presentaron como desconocidos ante ella y que la fueron enredando hasta que les entregó voluntariamente todas las joyas que tenía en la casa e incluso los acompañó a sus bancos para retirar un total de 6.200 euros. Todo para comprar unos cupones que supuestamente estaban premiados con 300.000 euros, un negocio demasiado fácil que los estafadores trataron de vestir con todo lujo de detalles. Uno incluso se hizo pasar por un policía.

Sin embargo, fueron agentes reales de la Policía Nacional los que detuvieron a uno de los timadores: la mujer que supuestamente vendía los boletos premiados y la primera en abordar a la víctima. Ella estaba citada a un juicio para este jueves, pero esta vista es una de las que se ha suspendido por la huelga de letrados de oficio y se celebrará en las próximas semanas en el Juzgado Penal 2 de Ferrol.

Preguntando por una calle

Todo sucedió el 7 de agosto del 2020 a las diez menos veinte de la mañana: la acusada abordó en la carretera de Castilla, a la altura de la rotonda de Megasa de Narón, a la víctima. Primero le preguntó por una calle para a continuación seguir hablando. «En el curso de dicha conversación apareció un varón joven al cual, actuando en connivencia con la encausada, esta le preguntó si conocía la citada calle, al contestarle que no, la encausada mostró diez cupones y les ofreció dos cupones a cada uno si le ayudaban a llegar a su tierra, manifestando que estaban premiados», según relata el escrito de Fiscalía que pide dos años de prisión, además de la devolución de lo robado.

El hombre se ofreció a comprobar si los cupones estaban premiados en un bar cercano y regresó con un papel falsificado con el que hizo creer a la víctima que, efectivamente, tenían un premio de 3.000 euros cada uno. Instantes más tarde aparece en escena otro hombre, el tercer timador, que se presentó como policía y que rondaba los 60 años. Llegados a este punto implican a la mujer en la misión de cobrar los cupones, pero vendiéndoselos a ella.

Un pacto falso

Acordaron un pacto que consistía en que ella aportaba 6.000 euros, así como las joyas que tuviese en su casa a cambio de los cupones y el falso policía ponía otros 6.000 euros para que la encausada les entregase los cupones premiados, supuestamente, con 300.000 euros. Un negocio redondo. Los dos primeros estafadores, ambos jóvenes, llegaron a acompañar a la víctima a su casa para coger todo cuanto objeto de valor encontraron: «La cartilla bancaria y todas sus joyas, en concreto un reloj de oro de caballero, un reloj de oro de mujer de ojo de lupa con la esfera incrustada en la correa con una cadena de oro colgando del cierre y de la cadena colgando dos alianzas de oro engarzadas, seis pulseras de oro, un sello de oro con una piedra roja tallada y una pulsera de oro gruesa tipo esclava con varios colgantes de oro», según describe la documentación del caso. El valor de estas joyas asciende a 5.696 euros, según los peritos.

Acto seguido hicieron una ronda por los bancos de la mujer para retirar dinero: primero la llevaron en coche a la avenida de Esteiro de Ferrol, donde retiró 3.000 euros de una oficina que entregó a sus acompañantes; después fueron a la calle Galiano para retirar los otros 3.000. También fueron a otra sucursal de la plaza de España. Después, la convencieron para acudir al barrio de Caranza de Ferrol con el pretexto de que allí había una delegación de Loterías para cobrar los cupones premiados.

Sin embargo, a la altura de la calle Lepanto, la acusada simuló sentirse mal y su víctima se bajó del coche para comprar una botella de agua. Cuando regresó, los tres se habían fugado y en el vehículo solo había una bolsita con su dni, su tarjetas bancarias y sanitarias, el bonobús, además del móvil, un billete de 50 euros y una cartera marrón con otros 150 euros, así como un monedero con calderilla.

Solo la mujer que inició el timo se sentará en el banquillo de los acusados en Ferrol

 

 

En el juicio por esta estafa solo se siente en el banquillo a la mujer que comenzó el timo. La joven que abordó a la víctima en la rotonda de Megasa. El escrito de Fiscalía solicita para esta acusada Por los hechos descritos procede imponer a la encausada una pena de dos años de prisión y la accesoria de inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena. También las costas del proceso.

Asimismo, considera que existe una responsabilidad civil derivada del delito, por la que la encausada tendrá que indemnizar a la víctima en la cantidad de 6.200 euros por el dinero sustraído y no recuperado, además de 5840,5 euros por los efectos sustraídos y no recuperados. Es decir, el valor de las joyas que la acusada recopiló con la mujer en su propia casa.

Prevención

La Policía Nacional en Ferrol cuenta con una unidad especializada en prevenir e investigar estafas. Los responsables recuerdan que nunca se puede caer en la trampa de comprar boletos u objetos valiosos por mucho menos de su valor real. Es el timo de la estampita que va mutando cada poco tiempo. De hecho, los dos responsables del equipo de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) que desempeña este complicado trabajo en la Comisaría de la avenida de Vigo de Ferrol alertan de que los delincuentes siempre van muy por delante y dan forma a sus trampas con complicadas tramas.