El detenido por la muerte de Elisa Abruñedo confiesa el crimen tras un largo interrogatorio

Bea Abelairas
Bea Abelairas FERROL

FERROL CIUDAD

El detenido por el crimen de Elisa Abruñedo, Roger Serafín Rodríguez entrando en los juzgados de Ferrol para su puesta a disposición judicial
El detenido por el crimen de Elisa Abruñedo, Roger Serafín Rodríguez entrando en los juzgados de Ferrol para su puesta a disposición judicial César Toimil

Roger Serafín Rodríguez declara en el juzgado de Instrucción 2, que lleva el caso. Su abogada renunció a la defensa

19 oct 2023 . Actualizado a las 15:51 h.

Roger Serafín Rodríguez, el detenido por el asesinato y la violación de la vecina de Cabanas Elisa Abruñedo, se encuentra ya en los juzgados de Ferrol declarando sobre un crimen que tuvo lugar hace diez años. Llegó poco después de las diez y media de la mañana de este jueves tras dos jornadas intensas en las que finalmente se derrumbó ante los investigadores del caso y confesó el crimen. La vida de este vecino de Narón, gran aficionado a la caza, ha dado un vuelco desde que el martes lo detuvieron en su puesto de trabajo, en los astilleros de Ferrol, a media mañana. Horas después, en el registro de su casa de Narón se mostró sereno y tranquilo, pero dos noches en los calabozos, largos interrogatorios y el registro de su coche han hecho mella en su ánimo. La abogada de oficio que hasta ahora llevaba el caso acaba de renunciar al mismo. 

Fuentes del caso precisan que Roger Serafín se muestra abrumado por la situación y especialmente preocupado por su familia. Primero fue la inspección de su vivienda en una operación espectacular que causó estupor en los vecinos de un barrio en el que llevaba dos décadas residiendo. Después llegó un miércoles que fue intenso para él: por la mañana estuvo en la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña con diferentes diligencias con las armas incautadas en su vivienda y por la tarde tuvo que enfrentarse al registro de su coche, un vehículo verde que ha sido una de las pistas que siguieron los investigadores. Hasta bien entrada la noche estuvo inmerso en un interrogatorio en el que admitió los hechos.

Durante la última década Roger ha seguido frecuentando el municipio de Cabanas, en especial, para salidas con otros cazadores. Desde su arresto por los grupos de Whatsapp circulan infinidad de imágenes del arrestado sonriendo en grupos cinegéticos. «Hay personas realmente preocupadas, porque se están difundiendo imágenes suyas al lado de Roger, que era un habitual de la caza, pero más reservado que el resto», cuenta un vecino de Cabanas que durante una década también ha estado consternado por el crimen de su vecina de Lavandeira.