A un vecino de Ferrol le muerde una rata en pleno centro y tiene que estar diez días tomando antibióticos

FERROL CIUDAD

En la foto, la acera donde ya se cortaron los arbustos de maleza, de los que salió la rata
En la foto, la acera donde ya se cortaron los arbustos de maleza, de los que salió la rata JOSE PARDO

Gregorio, de 80 años, paseaba con su mujer y le atacó un un roedor salido de un arbusto pegado a los muros del Sánchez Aguilera

11 sep 2023 . Actualizado a las 20:07 h.

Gregorio Ruano, vecino de Ferrol de 80 años, paseaba el pasado 25 de junio a las ocho y media de la tarde con su mujer por la calle Virgen de la Cabeza, por la acera que linda con el cuartel del Sánchez Aguilera, cuando de unos arbustos de maleza que hay pegados al muro, salió de forma sorpresiva una rata, que le mordió en la pierna. Lo cuenta ahora su hija Esperanza, que ha decidido sacar a la luz el episodio que vivió su progenitor hace unos meses a raíz de las denuncias entre usuarios de terrazas del centro sobre la presencia de roedores de gran tamaño. 

Según explica Esperanza, sus padres venían de paseo de Canido cuando bajaron por la acera que discurre pegada al muro del acuartelamiento del Sánchez Aguilera, que se encuentra en abandono desde hace años. «La rata apareció por sorpresa y le mordió en la pierna», relata la ferrolana, que alerta de que «si pasa una madre con un carrito, esa rata podría haber saltado a la altura de la cara del bebé». 

Tras el incidente, Gregorio regresó a casa con su mujer, y se limpió la herida con alcohol, pero su esposa y su hija lo convencieron para que fuera hasta el hospital: «La médico nos dijo que habíamos hecho muy bien en ir, que en casos como estos hay que ir siempre a urgencias, porque las ratas pueden transmitir muchas enfermedades». En el centro sanitario le pusieron la vacuna antitetánica y le dieron antibióticos durante diez días. 

Esperanza explica que dio aviso al 112 y estos a su vez a la Policía local, quienes iban a alertar a Sanidad. Aunque parte del verano la zona estuvo en la misma situación de abandono y maleza, este lunes se podía comprobar que esa vegetación había sido cortada. «Mi padre quedó horrorizado, y cuando vimos que salía en el periódico que había quejas en el centro, decidimos contar lo que le pasó», destaca esta ferrolana que espera que desde las administraciones se tomen cartas en el asunto para atajar la presencia de roedores.