Sesenta años de la pastelería París de Ferrol: de los cruasanes más famosos a los New York rolls

BEATRIZ ANTÓN FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

César Varela, con las novedades de la pastelería París: los parisinos y los New York roll
César Varela, con las novedades de la pastelería París: los parisinos y los New York roll JOSE PARDO

César Varela, nieto del fundador, festeja las seis décadas de vida del obrador con dos novedades recién salidas del horno

21 abr 2023 . Actualizado a las 23:11 h.

A la pastelería París de Ferrol siempre se la ha conocido por sus famosos cruasanes, esas delicias que se deshacen en la boca y alegran el paladar con la cantidad justa de mantequilla, el equilibrio perfecto entre sal y azúcar y grandes dosis de «mimo y cariño» en su preparación.

Revela estos tres secretos de su elaboración el joven pastelero César Varela Gárate, nieto del fundador, Eulogio Varela, y responsable absoluto del negocio desde que hace casi tres años se jubilaron sus padres, Eulogio y Fina. «Yo no soy muy goloso, pero los cruasanes es lo que más me gusta. Preparamos entre 150 y 200 a diario y se venden muy bien tanto en nuestras dos pastelerías (ubicadas en el 68 de la calle Dolores y en el 31 de la avenida de Castelao) como en los bares y cafeterías a las que los servimos», comenta sonriente.

Tras tomar el testigo de sus padre, César se ha mantenido fiel a la tradición transmitida de generación en generación, pero al mismo tiempo cree firmemente en aquello de «renovarse o morir», y por eso, en este 2023, cuando la pastelería cumple la friolera de 60 años de vida, ha querido festejar el aniversario con dos novedades recién salidas del horno. «Empezamos a prepararlas hace un par de semanas y están teniendo muy buena aceptación», comenta más contento que unas castañuelas.

Las nuevas delicias que salen del obrador de París tienen nombre propio: el New York roll, la última tendencia en pastelería, nacida en el sur de Manhattan, que está arrasando en medio mundo; y los «parisinos», bautizados así porque representan la versión «mini» de la especialidad más aplaudida de París. «Se preparan con la misma masa de cruasán, pero son más pequeños, y además, llevan un baño de chocolate con almendras, chocolate blanco y pistacho, crema Lotus o red velvet», detalla César. En cuanto a los New York Rolls, explica que son cruasanes con forma de caracola y tres rellenos diferentes a elegir: chocolate blanco, Nutella o Kinder.

Renovando la tradición

Con estas nuevas creaciones, César da un paso más en el camino que inició hace ya algún tiempo para ampliar los reclamos dulces del negocio familiar, pero conservando al mismo tiempo los grandes clásicos que le dieron fama, como, además de los cruasanes, los bollos suizos, las napolitana, las milhojas de merengue y crema o la tarta de nata y fresas. «A mí lo que más me gusta hacer son las tartas, porque me permiten ser más creativo con la decoración, y por eso en los últimos tiempos hemos ido introduciendo nuevas propuestas, como la tarta de queso y oreo, la de mousse de Nutella, la de galletas Lotus o la de limón», anota.

Al preguntarle por el legado que le dejaron sus padres y sus abuelos, César no lo duda. «Con ellos aprendí que en la pastelería hay que ser muy preciso con las cantidades, porque si te pasas o si te sobra la receta se puede ir al traste. Eso en lo que se refiere al oficio. Pero, en lo que respecta al negocio, de ellos también aprendí el valor del esfuerzo y del trabajo bien hecho», comenta agradecido. Con él, la pastelería París vive un nuevo renacer y celebra sesenta años de andadura en Ferrol, una ciudad de lo más golosa

Un repostero nada goloso con mucho músculo

A pesar de que trabaja rodeado de dulces, César Varela luce músculo y no le sobra ni un gramo de grasa. Asegura que no es nada glotón, y además, práctica culturismo. «Este año me he volcado en el negocio de la pastelería y he decidido no competir, pero sigo entrenando y puede que el año que viene vuelva a los campeonatos», explica César, que en 2017 ganó el campeonato amateur del Arnold Classic, uno de los eventos internacionales de mayor repercusión, y también fue campeón gallego ese mismo año y en el 2018 en la categoría Men's Physique.