«Si me dejas, me mato»: el chantaje que tuvo que soportar una mujer de Ferrolterra cada vez que intentaba divorciarse de su marido

Bea Abelairas
Bea Abelairas LA VOZ

FERROL CIUDAD

Una vista del edificio de los juzgados de Ferrol.
Una vista del edificio de los juzgados de Ferrol. E.B.

Denunció a su pareja ante los tribunales porque cada vez que planteaba una separación él amenazaba con suicidarse

26 ene 2023 . Actualizado a las 18:07 h.

En los juzgados de Ferrol tuvo lugar en la mañana de este miércoles una vista sobre violencia de género en la que la víctima dejó claro que su marido nunca fue agresivo. Ni en las décadas que llevan juntos como matrimonio, ni en el resto de la relación, que comenzó cuando ambos tenían 16 años. «No quiero que le pase nada, es el padre de mis hijos y es un buen padre», aseguró la mujer, visiblemente nerviosa, cuando quiso explicar por qué dio el paso de denunciarlo: cada vez que le pedía la separación o el divorcio, él amenazaba con suicidarse asegurando que no podría vivir si ella le abandonaba.

Hasta tres veces hizo ademán de acabar con su vida, según expusieron en la vista el abogado de la mujer y el fiscal. La primera vez fue en la cocina de ambos: «Comenzó a darse golpes contra una puerta de cristal diciendo: ‘Me voy a matar y tú tienes la culpa'».

Después esgrimió un cuchillo hacia su cuerpo y poco más tarde amenazó con tomarse un puñado de píldoras que tenía a mano para tratar sus problemas de ansiedad. «Las pastillas las cogí, pero no las tomé», aseguró el hombre, que derramó muchas lágrimas durante el juicio e insistió en lo mucho que quería a su esposa. De hecho, los testigos que declararon confirmaron que estaba afectado ante los problemas por los que atravesaba su matrimonio, pero también causó sufrimiento al resto de su familia.

Un domingo salió de casa y llamó a una amiga del matrimonio para decirle que se iba a matar a una playa: «Cuando llegué a casa estaban todos desquiciados, los niños lloraban y nadie sabía qué se podía hacer para localizarlo», contó un primo de la mujer y amigo de la infancia del hombre. Esa jornada la pasaron todos en vilo, porque el hombre amenazó, una vez más, con el suicidio y no respondía a las numerosas llamadas que le realizaban. Hasta se alertó a los servicios de emergencia, aunque finalmente fue él mismo el que envió su localización y fueron a buscarlo.

«Si me dejas, me mato»

La mujer explicó que la amenaza «si me dejas, me mato» llegó a ser una constante en la relación con su marido, que, a la vez, terminaba todos sus mensajes y resto de comunicaciones con un «te quiero muchísimo» y reiteraba que su vida no valía nada si no estaba con ella. Todo ese peso buscaba crear una mala conciencia en la mujer, que en la sala se mostró nerviosa, muy triste, pero coherente con su decisión de terminar su matrimonio: «Estábamos mal y yo ahora siento mucha ansiedad, yo solo quería un divorcio como el de un matrimonio normal, hablando las cosas y tranquilamente», dijo también entre lágrimas. La mujer quiso terminar con la espiral de chantaje tras el episodio en el que el hombre desapareció y tuvo a todo su entorno pendiente. Por ella y por sus hijos, de 15 y 19 años.

El fiscal solicita un pena de 90 días de trabajos en favor de la comunidad, que en el juicio rebajó a 60, además de un alejamiento de la mujer. La defensa pide la libre absolución y asegura que se trata de un conflicto civil, para organizar un divorcio, no un caso de violencia machista.