La Xunta busca que 400 gallegos en el exterior retornen este año con un contrato en la mano

FERROL CIUDAD

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, durante su intervención para en el acto de presentación de la Estratexia Galicia Retorna 2023-2026, celebrado en el CIS de Ferrol.
El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, durante su intervención para en el acto de presentación de la Estratexia Galicia Retorna 2023-2026, celebrado en el CIS de Ferrol. JOSE PARDO

El presidente autonómico, Alfonso Rueda, presentó en Ferrol la estrategia con la que espera lograr que regresen más de 30.000 personas en cuatro años

25 ene 2023 . Actualizado a las 23:33 h.

Como un «acto de pura xustiza» el Gobierno gallego presentó su plan para que en los próximos cuatro años retornen a Galicia más de 30.000 personas residentes en el exterior. Cuatrocientos de ellos, anunció el presidente autonómico, Alfonso Rueda, se aguarda que lo hagan este mismo año, con un contrato en la mano para favorecer su inserción y la inversión de cuatro millones de euros para conseguirlo. La Xunta presentó este martes en Ferrol la Estratexia Galicia Retorna 2023-2026, un plan transversal que aúna medidas laborales, económicas, sociales y educativas. Destinará 450 millones de euros para incentivar la vuelta de emigrantes y sus descendientes, prácticamente duplicando el esfuerzo inversor de la primera de las estrategias, activada en 2018 y bajo cuyo paraguas regresaron más de 20.000 personas.

Con un objetivo más ambicioso y una batería de medidas más amplia para conseguirlo, se busca que «a que foi durante demasiado tempo a Galicia das despedidas, sexa a das benvidas», declaró Rueda, que ofreció a los emigrantes una «Galicia de moda e de futuro». Volver, proclamó, «non é só un dereito, é unha oportunidade». Para quienes lo hagan, la de iniciar una vida en la tierra de sus raíces, cerca de sus familias y con apoyo para hacerlo. Y para Galicia, expuso, la de captar talento para hacerla más competitiva y, asimismo, afrontar «o reto demográfico» con la suma de nuevos residentes. El objetivo es que de los nuevos habitantes que se aspira a conseguir en el cuatrienio -un objetivo «realista», según Rueda- un 60 % de los que retornen, 18.000, tengan menos de 45 años, para contribuir así a rejuvenecer el censo actual. Y para ello se ofrece desde ayuda económica para pagar el viaje o la búsqueda de un alquiler a la llegada a formación para lograr un contrato.

Para subrayar la transversalidad del plan, junto al presidente autonómico desembarcaron en Ferrol el vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde; la conselleira de Promoción do Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana; el conselleiro de Cultura, Educación, Formación Profesional e Universidades, Román Rodríguez; y la conselleira de Política Social e Xuventude, Fabiola García. El eje principal de la nueva estrategia, un «documento de país», incidió el presidente, atiende al ámbito laboral, a través del apoyo al emprendimiento o a la consecución de contratos por cuenta ajena. A ello se destinan 175 millones, el 40 % del montante global, y se articulan 38 medidas concretas.

Con una representación del tejido empresarial, autonómico y local, entre los asistentes al acto celebrado en el Centro de Innovación e Servizos da Tecnoloxía e o Deseño (CIS) una mesa de diálogo lo que se ofrece a retornados y empresas y cuáles son sus necesidades. Las compañías que se sumen, detalló Lorenzana, están obligadas a comunicar las vacantes que tengan y ofrecer un contrato indefinido, un requisito imprescindible en una iniciativa que busca estabilizar población en Galicia. Si, prosiguió la conselleira, con las listas de desempleo no se cubren esos puestos, es cuando se recurre a otros países para buscar emigrantes gallegos susceptibles de retornar. «Búscanse sempre nacionais españois», aclaró, evitando así «a complexidade do proceso que tería con outros estranxeiros». Y tras una preselección, se les ofrecería esos candidatos a las empresas, que tendrían la última palabra, y a las que se les ofrece, resumió, un «paquete chave en man»: aspirantes garantizados para puestos que en ocasiones les resulta complicado cubrir. 

El presidente del Clúster TIC de Galicia, Antonio Rodríguez, cifró en un millar el número de vacantes actual en las empresas de esta agrupación, con una alta demanda de perfiles relacionados con el desarrollo del back-end, como programadores y analistas que se encuentran tras el funcionamiento de una página web o una aplicación, así como expertos en conocimientos digitales. Pilar García, responsable de selección de Tussa, insistió en «desmitificar ese prexuízo» que vincula la inmigración a puestos «pouco cualificados». Y destacó que con esta iniciativa los retornados pueden terminar de adquirir la cualificación o capacitación que precisan las empresas: «Temos que abrir os brazos e volvelos recibir de volta», incidió. 

La presentación de la estrategia incluyó una mesa de diálogo empresarial en la que se abordaron las necesidades y preocupaciones de los emigrantes retornados.
La presentación de la estrategia incluyó una mesa de diálogo empresarial en la que se abordaron las necesidades y preocupaciones de los emigrantes retornados. JOSE PARDO

Hacerlo y abrirse camino en otro país no es fácil. Y por ello, uno de los instrumentos ya en marcha, y que continuará funcionando en este segundo plan, es el programa de mentorización Merlo, de apoyo a emprendedores. A través de la Fundación Ronsel, tal y como detalló su director, Luis García Deber, «les acompañamos en el momento del aterrizaje» ante necesidades inmediatas como conocimiento del mercado, la inmersión en el ámbito laboral y sus relaciones laborales y personales, «que no son exactamente igual» que en el país de origen, y ayudar a que dispongan de unas redes de contactos amplias. Se facilita incluso una cobertura psicológica, «porque al final, retornar es una situación de estrés», que se aborda mejor de la mano de mentores, «personas que han pasado por eso». 

El vicepresidente Francisco Conde fue el encargado de cerrar la mesa de diálogo empresarial: «A Galicia do século XX emigra e a Galicia do século XXI retorna», aseveró. El también Conselleiro de Economía e Facenda defendió que Galicia «está na vangarda dos principais sectores produtivos», con «empresas tractoras capaces de atraer talento» y de «liderar o contexto económico», entre las que citó a Inditex, Finsa, Navantia, Estrella Galicia, Coren, Calvo, Jealsa, Lonza, Zendal, Indukern o Airbus, entre otras. Rodeadas todas ellas, subrayó, de un «ecosistema de pequenas e medianas empresas», del que forman parte también universidades y centros tecnológicos, generador de oportunidades. «Galicia non evolucionaría como o está facendo de non ser pola aportación de quen está retornando (...) Necesitamos que ese talento veña sumar», incidió.

«Tocoume repetir a historia dos meus pais e avós»

Actualmente, según los datos que maneja la Xunta, existen 529.038 gallegos en el exterior, el 95 % de ellos distribuidos en once países. Entre ellos, Suiza, el país que marcó la vida de Estefanía Rama, que puso rostro a las cifras de retornados. Hija y nieta de emigrantes, nació en el país alpino, y regresó a Galicia a los cuatro años. Estudió Ciencias Empresariales, y recién licenciada decidió, en 2010, en plena crisis, buscar una oportunidad en el extranjero. A su pareja le surgió una oferta en Suiza, y emprendió el camino de vuelta a su país natal: «Tocoume repetir a historia dos meus pais e avós», apuntó. En Ginebra comenzó a formarse en banca y también aprendió francés. Y aunque «o retorno sempre estivo na nosa mente, cada vez viamos que nos estaba costando máis tomar a decisión de voltar». Un anuncio que le saltó en internet cambió su rumbo. Preguntaba si quería volver a Galicia. Y publicitaba las becas BEME (Bolsas Excelencia Mocidade Exterior), dirigidas a jóvenes residentes en otros países. A través de ella, volvió a Galicia y estudió un Máster de Banca e Finanzas en A Coruña. Y ya no se fue más. Ese mismo año tuvo a su primer hijo. Y tras completar sus estudios encontró trabajo en una entidad bancaria. ¿Qué fue lo que le hizo, como describió la conselleira de Política Social, dejar la majestuosidad del Ródano para volver a A Laracha a la orilla del Anllóns? «O amor a Galicia, que é moi grande». Y al borde de la emoción, detallaba: «Toda a miña familia estaba aquí. E neste tempo pasan cousas boas e outras non tanto, e eu quería estar aquí e ser nai, que os meus fillos medraran e amaran Galicia. Sentía moita morriña de que eles viviran nun país estranxeiro», describió.

Fabiola García recogió el guante para aseverar que «Galicia é o mellor lugar de España, de Europa e do mundo para ter cada un a súa propia familia». Y a los retornados les ofreció recursos la Renta de Inserción Social de Galicia (Risga), la Tarxeta Benvida -que ofrece de 1.200 a 3.000 euros por hijo hasta los primeros cuatro años- o la gratuidad de las escuelas infantiles de cero a tres años: «Non hai comunidade autónoma que teña unha medida deste calibre». Pero también otras menos conocidas, como la financiación del carné de conducir de coche, camión o autobús para mejorar sus posibilidades de inserción laboral.

De encontrar la salida en el laberinto burocrático de las administraciones se encarga las Oficinas integrales de asesoramiento y seguimiento al retorno, una «xanela única» en la que se da respuesta a sus necesidades: desde la obtención del DNI o la tarjeta sanitaria hasta la «plena inclusión na vida galega», resumió la técnica Eva Soilán. Es el lugar, añadió, donde sus usuarios pueden además «verter todas as emocións: ás veces de ledicia e agradecemento por estar na terra dos seus pais, pero outras veces, de desorientación, desesperanza ou frustración».

La experiencia apunta que la escolarización de los hijos es una de las mayores preocupaciones de los retornados, que en ocasiones, se expuso en ese foro, condiciona el lugar de residencia o se antepone incluso a oportunidades laborales. Y uno de los problemas más engorrosos son los problemas de homologación de títulos y expedientes académicos, reconoció el conselleiro de Educación, Román Rodríguez. «É farragoso», admitió, pero pese a ello asegura que se están resolviendo «con axilidade», y que en un promedio de una semana se adjudica un centro educativo. «Cada ano resolvemos 4.000 casos de nenos que chegan», cifró.

En un acto que se retransmitió en directo para que los residentes en otros países pudiesen conocer la nueva estrategia, Alfonso Rueda señaló que «Galicia non se entende sen a historia da emigración». Y agradeció a todos aquellos grupos y colectivos que fomentaron la cultura y la tradición gallega en otros territorios: «Houbo noites de pedra que foron moi longas. Fostes o noso particular corpo diplomático». Y considera que el sueño de los emigrantes se ha cumplido: «Todos pensaban que Galicia tiña que ser a Galicia que é agora... ou se parece moito».

Jeanette Valiñas, en la librería infantil que abrió en A Estrada

Jeanette Valiñas, emigrante retornada: «Aquí hay ayudas que ni en Francia ni en Bélgica»

mónica p. vilar

Jeanette Valiñas (Caracas, 1978) es una de los tantos descendientes de gallegos que en los últimos años han frenado el adelgazamiento del censo de la comunidad. Hija de un matrimonio de Silleda, en el 2017 se instaló en A Estrada (Pontevedra), adonde hacía ya algunos años había retornado su padre. «Me fui de Venezuela hace más de veinte años. Primero estuve en Francia y luego en Bélgica. Hace cinco años me vine a Galicia, porque quería estar más cerca de mi padre, y que mis hijas —tiene dos, de 5 y de 8 años— crecieran junto a su familia».

Seguir leyendo