As Pías

Manuel Couce TRES APUNTES

FERROL CIUDAD

08 ene 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Agrada ver las palas mecánicas desmontar el urbanismo imperfecto que en su día se construyó sobre As Pías, una obra que dividió un espacio vital del barrio de Caranza. Con el nuevo proyecto se acaba allí el despilfarro de suelo sin sentido urbanístico, y entra en acción una distribución funcional que no permitirá crecer al azar.

Será con calles bien estructuradas, y un entorno expectante como se merece la entrada en una gran ciudad. Y como dijo el alcalde: Lo que importa es el camino que se hace, no la dirección en que se camina.

Por tanto es lícito pensar que estamos ante una obra que cambia la fisonomía de la zona, y que desde hace tiempo demandaba la inteligencia social de los ferrolanos y ferrolanas, y cuyo resultado llega de ese insoslayable acuerdo que los partidos políticos locales han apoyado, y que el Gobierno central se encargará de hacer efectivo desde el erario español, al que todos contribuimos. Aunque con mala cara.

En el Partido Popular de Ferrol, el timón lo lleva bien agarrado Rey Varela, y sin intención de abandonar su vocación. En la corporación cuenta con un grupo de hombres y mujeres que trabajan pensando que tarde o temprano volverán a alcanzar la Alcaldía.

Son jóvenes y gozan de un programa electoral con atractivos para llegar a la gente que consume sensaciones, e intentan convencerla de que son merecedores de las virtudes democráticas para volver al poder. Y en ese grupo brilla una mujer, Rosa Martínez, tiene una larga experiencia en política, una visión certera de los problemas de la ciudad, y en política general cuenta con el particular afecto de sus superiores en Santiago, empezando por el vicepresidente de la Xunta, Diego Calvo.

Al Ayuntamiento de Pontedeume le sobran razones para estar orgulloso del responsable de la biblioteca, Alejandro Caínzos, que acaba de jubilarse y que todos los años nos obsequia con un volumen muy documentado sobre los dominios de los Andrade, con sensaciones relevantes sobre sus orígenes, sus monumentos, sus personajes y sobre investigación de la zona, que reflejan el incansable trabajo del autor de Cátedra, un libro para leer con sana y saludable intención, y guardar la colección como oro en paño.

Y por supuesto hay que felicitar a su autor para que siga rescatando datos antiquísimos de lo pasajero y lo permanente de esta comarca.