Refuerzan la seguridad del Hotel Almirante tras varios intentos de robo

Elba de la Barrera Agulló
Elba de la Barrera FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

Acceso al asador Gavia, del hotel Almirante, bloqueado mediante la colocación de paneles de madera.
Acceso al asador Gavia, del hotel Almirante, bloqueado mediante la colocación de paneles de madera. JOSE PARDO

Carrís tapió diferentes entradas a las instalaciones, entre otras medidas

10 sep 2022 . Actualizado a las 22:59 h.

En el mes de octubre se cumplirán dos años desde que el Hotel Carrís Almirante bajó la persiana de forma temporal, apelando a la baja ocupación existente en el establecimiento. Una suspensión que decidieron prolongar, en marzo de este año, a causa de una avería motivada por una inundación de aguas fecales procedentes del alcantarillado.

Desde entonces, la ciudad de Ferrol ha visto mermada su capacidad hotelera en un total de 186 plazas. En este contexto, durante el pasado agosto, testigos oculares detectaron una mayor presencia policial en la zona y, en los últimos días, varios de los accesos a las instalaciones han sido bloqueados mediante la colocación de planchas de madera.

Según la información recabada, el cierre ha despertado el interés de los ladrones, que han visto en la inactividad del inmueble una oportunidad para acceder a su interior con el objetivo de sustraer diversos enseres. La ausencia de trasiego diario en el hotel dificulta todavía más la identificación del momento exacto en el que comenzaron a sucederse los incidentes.

Refuerzo de la seguridad

Desde el grupo Carrís determinan que el hotel permanece cerrado «a la espera de finalizar las reparaciones necesarias» para poder reanudar la actividad en unas «condiciones óptimas».

Sobre las distintas tentativas de robo, fuentes de la empresa sostienen que los incidentes se limitaron al mes de agosto y no se han sufrido pérdidas de consideración.

En este sentido, entienden que la situación de cierre temporal propicia este tipo de actividades delictivas y eso ha llevado a la gerencia a adoptar medidas para reforzar la seguridad y disuadir a los responsables de nuevas tentativas. Entre las más visibles destaca el tapiado de varios de los accesos a las instalaciones, aunque Carrís expone que se implementaron otro tipo actuaciones. Además, el grupo hotelero subraya que ha mantenido el contacto con las autoridades para dar parte de la situación. Con estas propuestas buscan, según señalan, «minimizar el impacto sobre la seguridad ciudadana no solo en relación al interior del hotel, sino en los edificios aledaños».

Situación de la plantilla

A pesar de que el hotel funcionó durante el confinamiento para dar servicio a personal sanitario y trabajadores esenciales, tras la desescalada nunca volvió a recuperar la actividad a pleno rendimiento. De este modo, una vez finalizado el ERTE derivado del covid, que expiró a finales de marzo, el grupo cursó una nueva solicitud por un período de un año, que finalizará en abril de 2023. Desde la parte sindical denuncian que la mayor parte de la plantilla agotó ya las prestaciones por desempleo que tenían acumuladas. Por ello, ayer solicitaron formalmente una reunión con la Directora Xeral de Recursos Humanos de la Xunta, Elena Mancha, con la finalidad de abordar el conflicto laboral existente.