La Semana Santa abarrota Ferrol

Carla Elías Martínez
Carla Elías FERROL

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

Los hoteles colgarán el cartel de completo y los restaurantes reciben muchas reservas

13 abr 2022 . Actualizado a las 10:30 h.

Los hoteles de Ferrol colgarán el cartel de completo los días principales de esta Semana Santa. Tras dos años sin poder celebrar procesiones, Ferrol recupera la fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. Y se nota en la calle, con terrazas abarrotadas ya desde el pasado domingo. Los mismos buenos registros que están recibiendo los hoteles y la hostelería. «Los días más fuertes, jueves y viernes, estamos ya completos desde hace tiempo», explican desde el Alda Suizo de Ferrol.

Los alojamientos de la ciudad llevan ya desde el pasado domingo aumentando poco a poco su volumen de ocupación. «A partir de mañana —por hoy— estaremos al cien por cien. Semana Santa tiene dos partes muy diferenciadas. Desde el viernes de Dolores hasta hoy tenemos más gente que otras semanas, pero no estamos llenos. Estamos a algo más de la mitad, de media un 58 %», explica José Antonio Cedena, director del Parador de Turismo. Se trata de una ocupación por encima ya de la habitual. Desde hoy y hasta el domingo ya imposible reservar, algo que recuerda a lo que ocurría en la ciudad antes del estallido de la pandemia sanitaria. «Sabemos que son días de temporada alta y es importante que volvamos a tenerlos cubiertos, que responda la gente», agradece.

En Alda esperan completar toda la semana con un aforo medio que roza el lleno. «Nuestra previsión es acabar con una media muy próxima al 100 % en esas fechas, superando de forma notable los datos del año pasado, cuando las restricciones existentes, entre ellas los cierres perimetrales entre comunidades, nos dejaron con una ocupación del 55 % en Ferrol», auguran desde la cadena hotelera.

La clientela, nacional

¿Quiénes visitan estos días Ferrol? Principalmente, destacan los establecimientos hoteleros, turistas nacionales y, muchos, con alguna relación con la ciudad. «La mayoría de los huéspedes que recibiremos en nuestro alojamiento son clientes habituales y de procedencia nacional, como viene siendo habitual en estas fechas festivas», explican desde el Alda Suizo.

Desde el Parador señalan que reciben muchas reservas para comer el jueves y viernes de gente que viene a pasar el día a Ferrol. «Ver todo lleno y que en la restauración no tengas las limitaciones de hace unos días en cuanto a distancia de mesa, medidor de CO2... ayuda bastante a pensar que está todo más normalizado», indica Cedena.

Daniel y Christine turistas alemanes: «Nos gusta el modernismo»

C.E.

La arquitectura modernista tan característica del centro de Ferrol ha enamorado a Christine y Daniel, una pareja de turistas alemanes que se encuentra estos días conociendo Galicia. Es su primera vez en Ferrol y están pernoctando en el Parador de Turismo. En estos días se están empapando de la historia de la ciudad y la tradición de Semana Santa. «Es nuestra primera vez en Ferrol y aunque no vinimos específicamente a ver la Semana Santa, nos está encantando como está la ciudad», explican. Su previsión era ver las procesiones de ayer por la tarde pero su verdadera pasión es la arquitectura. «Nos está gustando mucho la ciudad, vamos ahora al museo naval», señala Daniel. Para Christine lo más llamativo son las galerías de los edificios más emblemáticos del centro. Y no dudarían en repetir y volver a visitar la zona y la costa con el buen tiempo.

Bruno Díaz, La Bodeguilla: «El lunes tuvimos una mesa con cuarenta personas de una misma familia»

JOSE PARDO

Si quiere ir a comer o cenar alguno de estos días tendrá que llamar a un buen listado de restaurantes de la comarca para encontrar un hueco libre. La gran afluencia de visitantes repercute positivamente en la hostelería que está completando las reservas, sobre todo, para los días grandes de esta Semana Santa. «Tenemos lleno el jueves al mediodía, el viernes y el sábado, casi», comenta Bruno Díaz, responsable de La Bodeguilla, en Narón. Es un buen momento para el sector tras muchísimos meses de cierres temporales, envíos a domicilio o restricciones de aforo. Por ello vuelven a verse grandes mesas. «Se juntan estos días de muchas visitas y el fin de las restricciones en la hostelería. Estos días nos dan una alegría», explica Bruno, que puntualiza, no obstante, que ellos mantienen medidas de seguridad. «El lunes tuvimos una reserva de cuarenta personas de una familia para comer. Los pusimos a las tres y media de la tarde con el comedor solo para ellos», explica. Además mantienen la separación entre mesas.