«Estas Navidades hubo noches en las que atendí en el pub solo a cinco personas»

Carla Elías Martínez
Carla Elías FERROL

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

El ocio nocturno ferrolano encara las restricciones con diferentes posturas, salas como INK o el Coliseo cierran hasta febrero mientras los pequeños tratan de sobrevivir

12 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«Por el cierre de Fin de Año tenemos mercancía hasta verano», lamenta Ángel Martínez Quintiá, Pibe, responsable de la discoteca eumesa Coliseo. El ocio nocturno de la comarca de Ferrol encara las restricciones impuestas desde Navidad con diferentes posturas: algunas de las salas o discotecas más grandes de la zona se ven obligadas al cierre mientras que los pubs buscan la manera de sobrevivir.

César Freire, al frente de los pubs ferrolanos Area y A Palloza, explica que ambos locales están abiertos por la noche, el primero toda la semana, el segundo los fines de semana. «Ha bajado muchísimo el número de gente que sale por la noche, y sobre todo hay una bajada en la media de edad, yo creo que de 35 para arriba los cuentas con los dedos de una mano», explica. En estos momentos el ocio nocturno debe cerrar a las tres de la mañana y no se puede consumir en la barra, espacio que tampoco puede usar la hostelería diurna.

«Las discotecas es inviable abrirlas con este horario y sin barra», lamenta Juan Trastoy. Está al frente de la Sala INK de Narón, cerrada previsiblemente hasta febrero, dos pubs en Vilalba y cuatro pubs en As Pontes, además de la discoteca Medulio. «Después de dos años de obra y de reforma, solo pudimos abrir un fin de semana. Una auténtica ruina», lamenta. ¿Cómo sobrevive a las nuevas restricciones? «Ahora mismo voy camino del banco, solicité un préstamo. Soy muy prudente y no abrí hasta noviembre, porque antes no lo vi claro, parecía que salíamos de todo esto», indica Trastoy. Explica que aún no saben nada de las ayudas prometidas por Fin de Año, y tampoco pueden entrar en ERTE. Espera poder abrir sus discotecas en febrero, pero todo dependerá de si la Xunta mantiene o no las restricciones. «Teníamos prevista la actuación de Kiko Rivera el 8 de enero en INK y lo retrasamos al 12 de febrero, sin saber si ahí podremos abrir», lamenta.