Un proyecto abre la puerta a que el faro del cabo Prior, en Ferrol, se convierta en un alojamiento

ANA F. CUBA FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

Vista del faro del cabo Prior, con dos viviendas desocupadas desde el año 1993
Vista del faro del cabo Prior, con dos viviendas desocupadas desde el año 1993 MARTA GARCIA

La elevada inversión inicial, un millón de euros, disuade a un empresario que quería abrir un hotel en el faro de Bares

17 oct 2021 . Actualizado a las 23:24 h.

Desde que Puertos del Estado abrió la opción de que los faros deshabitados tengan algún otro uso ha surgido alguna iniciativa para las señales marítimas de Ferrolterra y Ortegal, pero ninguna ha prosperado. Las construcciones con más posibilidades son las del cabo Prior (Ferrol), con dos viviendas desocupadas desde 1993, y Estaca de Bares (Mañón), uno de los pocos faros donde aún reside una técnica de sistemas de ayuda a la navegación, denominación oficial del farero. La experiencia de Illa Pancha (Ribadeo), donde se han habilitado dos apartamentos turísticos, es la única que se ha dado hasta ahora en el ámbito de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao.

Ignacio Fernández, responsable de sistemas de ayuda a la navegación de la AP confirma que hay un empresario interesado en transformar las viviendas del faro de Prior en un alojamiento turístico. «Está en esa fase, aunque de momento no se ha materializado. Hay un promotor, ha hecho dos visitas a las instalaciones, la segunda con una arquitecta para que redacte la memoria económica y poder ver así el coste, pero de momento no ha presentado el proyecto. Fue este verano», indica. En el caso de Estaca de Bares, explica que la propuesta recibida en su día se ha quedado en nada: «La última persona interesada perdió el interés».

El faro de Estaca de Bares es uno de los tres de la zona donde sigue residiendo la farera
El faro de Estaca de Bares es uno de los tres de la zona donde sigue residiendo la farera I. F.

El empresario que barajó la opción de crear un hotel en las edificaciones que rodean el faro de Bares, que prefiere no desvelar su identidad, desechó la idea «por la elevada inversión» que requería y por el canon que, a tenor de los precedentes de otras zonas de Galicia, haría irrealizable el proyecto. «No es viable, la inversión inicial era de un millón de euros, para hacer un hotel de 12 habitaciones. Son las cifras que me dio la arquitecta. Pero es que después habría que pagar el canon mensual, que en algún faro similar es de seis mil euros al mes», aduce.