F-110 y astillero centran el esfuerzo inversor de las cuentas del Estado

Beatriz García Couce
Beatriz Couce FERROL

FERROL CIUDAD

Instalaciones de Navantia Ferrol, en foto de archivo
Instalaciones de Navantia Ferrol, en foto de archivo JOSE PARDO

El proyecto de los Presupuestos del 2022 consigna 121 millones para las futuras fragatas, pero se olvida de actuaciones nuevas y tampoco contempla el dique

15 oct 2021 . Actualizado a las 11:38 h.

No se esperaban sorpresas, pero el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para la comarca no solo no incluye actuaciones de peso nuevas, sino que tampoco incorpora pequeñas inversiones de los diferentes departamentos del Ejecutivo central que vengan a romper una atonía que se remonta ya a los últimos ejercicios. Como ya sucedió en el 2020, el Ministerio de Defensa es el que concentra el mayor gasto ligado a Ferrolterra, al reservar 121,7 millones de euros para la construcción de las fragatas F-110 para la Armada española. No obstante, incluso esa cifra tiene una matización, ya que el programa de ejecución de los navíos -que se desarrollará durante la próxima década y cuenta con un presupuesto global superior a los 4.300 millones- incluye un gran número de inversiones tecnológicas y obras que no se realizan en la zona.

El gabinete de Margarita Robles reserva también otras partidas que podrían tener un impacto directo en la comarca, ya que destinará otros 2,4 millones de euros al mantenimiento de las fragatas actualmente en operación -cuyas varadas y reparaciones se efectúan habitualmente en Navantia Ferrol. Contempla otra partida de 8 millones a la modernización de las Fuerzas Armadas. El borrador de los Presupuestos no desglosa a qué infraestructuras y buques irán destinadas las mejoras, aunque Defensa tenía en proyecto la modernización de las fragatas F-100, que tienen su base en Ferrol.

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) -dependiente del Ministerio de Hacienda- completa el esfuerzo inversor del Estado en el sector naval. Así, la corporación que preside Belén Gualda destinará otros 65 millones de euros a la mejora de los astilleros de Ferrol y Fene. El grueso de ese montante (51,3 millones) se corresponde con el proyecto de construcción del taller de subbloques de la antigua Bazán. Es una de las piezas principales de la transformación de la factoría para convertirse en un Astillero 4.0, pero, un año más, las cuentas ignoran la reivindicación que sostienen los portavoces de los trabajadores, y las organizaciones políticas y empresariales: la construcción de un dique cubierto para dejar de fabricar los buques en las gradas.