David Castro: «Cuando fiché por el Racing, ya sabía lo que había»

Jose Valencia FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

KIKO DELGADO

El central asume que hay una gran competencia en el equipo por jugar

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

David Castro Pazos (Cuntis, 25 años) mide 1,92 metros y es uno de las diez incorporaciones del Racing para la nueva temporada. Es lateral izquierdo, aunque su estatura ha propiciado que en las últimas campañas haya mudado su posición a la de defensa central. Se formó en el Pontevedra de donde salió para el filial del Valencia Mestalla, en donde jugó tan solo una temporada y de ahí pasó al Numancia de Soria, club en el que jugó la pasada campaña. En el Racing no lo tiene fácil para jugar de defensa central, ya que hay tres futbolistas de una enorme calidad en este puesto, Quique Fornos, Jon García y Yeferson Quintana. En el primer partido de liga, Cristóbal optó por meterlo de lateral izquierdo y cumplió a un buen nivel, aunque cometió un error que además de costarle un penalti en contra al Racing, supuso su expulsión y el correspondiente partido de sanción. En el choque ante el Valladolid Promesas arrancó el encuentro en el banquillo, Cristóbal optó por situar de lateral izquierdo a Fernando Pumar, es posible que por su vocación ofensiva, importante en los partidos de casa. Salió al campo a los 74 minutos para sustituir a un lesionado Quique Fornos. Jugó esos minutos de defensa central y cumplió.

El defensa de Cuntis reconoce que en el Racing hay mucha competencia por jugar. «Cuando firmé por el Racing -explica- ya sabía lo que había y a lo que venía. Sé que hay una competencia brutal por jugar, dados los centrales que hay en el equipo. Tuve suerte de comenzar la liga jugando, que el míster confiara en mí en el encuentro contra el Unionistas. Lo que pasa es que por una acción desafortunada, me cayó una sanción de un partido y en Bilbao ya no pude participar. Allí los dos centrales que jugaron estuvieron a un nivel muy alto, incluso Jon hizo el gol. Estamos en este equipo para competir entre nosotros, aunque en un gran ambiente, y tratar de mejorar cada día, tanto individual como colectivamente. En el partido contra el Valladolid Promesas pude jugar otro rato y aporte al equipo todo lo que pude».

Sobre el choque frente a los pucelanos, destaca la calidad del rival: «Del partido frente al Valladolid Promesas creo que también habría que tener en cuenta que delante teníamos a un buen rival. Sin embargo, pienso que en casa deberíamos jugar más juntos. Cuando vas a apretar arriba, si hay un pequeño desajuste, se complica toda la presión. Ellos tenían calidad y desbordaron bien, tanto por dentro como por fuera. También superaban líneas para salir la presión».