ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Turistas, ¡manda carallo!

Javier Guitián
Javier Guitián EN OCASIONES VEO GRELOS

FERROL CIUDAD

Sandra Alonso

11 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La semana pasada, en un pueblo situado en la A-6 presencié cómo una familia entraba en un bar para comer sobre las cinco de la tarde. Tras el preceptivo saludo, la señora que lo atendía les dijo que no tenían cocina y que solo servían bocadillos fríos. El hombre pidió cinco bocadillos de filetes empanados y que se los pusieran en platos, a lo que, de nuevo, la señora contestó: «Le he dicho que solo tenemos bocadillos fríos; lo único que podría hacerles a los niños es un poco de lomo adobado». «Vale -respondió el hombre-. Nosotros en Getafe también tenemos lomo».

 Aunque no se lo crean, una rubia capitalina, de Ferrol de toda la vida, preguntó en un servicio de urgencias si aquí tenemos antiinflamatorios inyectables: «En Madrid mi médico me los da». Y un joven motorista se interesó sobre si la carretera de O Carballiño está asfaltada. Tampoco les miento si les cuento que una señora explicaba a sus hijos ante un expositor de un bar de Santiago: «Veis, eso no son nécoras, en Madrid son rojas».

En la misma línea, no es desdeñable la protesta de una pareja ante un cartel en Salvaterra do Miño que decía «Non aparcar», alegando que ellos no entendían el gallego; o la ignorancia de un grupo de peregrinos que en Triacastela escuchaban atentos a su guía: «Cuando el apóstol Santiago hizo el Camino no había albergues ni bares, todo lo hacían en monasterios. Eran otros tiempos». Cuanta sabiduría, afirmo.