La demora del tren a Caneliñas lastra la diversificación portuaria

Manuel Arroyo Alves
M. Arroyo FERROL

FERROL CIUDAD

Trabajos constructivos del túnel en el emboquille de A Graña
Trabajos constructivos del túnel en el emboquille de A Graña JOSE PARDO

La dilatación de los plazos de la obra amenaza la estrategia de contenedores

03 ago 2021 . Actualizado a las 21:53 h.

La tan demandada obra del ferrocarril a la dársena exterior de Caneliñas supuso un salto en las aspiraciones del Puerto de Ferrol una vez que pasó del papel a ejecutarse sobre el terreno hace ya cuatro años. Una baza real con la que jugar sus cartas en la diversificación de tráficos, con un potencial atractivo para el asentamiento de nuevos proyectos. La descarbonización del modelo energético, además, conduce a profundizar en otras mercancías. No hay vuelta atrás. El negocio de los contenedores, la gran apuesta a futuro, precisa de la intermodalidad marítimo-terrestre a través de esta infraestructura clave, que es también la más ambiciosa en ejecución en la comarca.

¿Por qué el tren es clave para el negocio marítimo?

Por la diversificación de tráficos. Ferrol Container Terminal (FCT) y la naviera Containerships apostaron por la rada ferrolana con el propósito de que el movimiento de mercancía contenerizada florezca al entrar en servicio la conexión ferroviaria con la meseta. Pero también otras vías de negocio, como la de los biocombustibles. De hecho, la firma Terminal de Líquidos Ferrol S.L, vinculada a la jienense Libitec, con sede en la estación de tren Linares-Baeza, tramita actualmente su asentamiento en Caneliñas.

¿Qué ventajas dará a Caneliñas?

Ampliará el hinterland o área de influencia terrestre del puerto, llegando así más rápido, y también más lejos, a los grandes centros de consumo.