La Policía constata un descenso de la prostitución en pisos de Ferrolterra

FERROL CIUDAD

Imagen de archivo de una redada policial en pisos en los que se ejercía la prostitución
Imagen de archivo de una redada policial en pisos en los que se ejercía la prostitución ESTEVO BARROS

De los 15 clubes de alterne que hubo en la zona solo siguen abiertos cuatro

30 jul 2021 . Actualizado a las 21:56 h.

El freno que supusieron las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus, con cierres perimetrales de poblaciones y vetos en los aeropuertos a la entrada de extranjeros, provocó un importante descenso de la prostitución en la zona de Ferrol. Los clubes de alterne, que ya estaban en horas bajas a raíz de los controles conjuntos de la Policía y los inspectores de trabajo y del incremento de la prostitución en los pisos, siguieron cerrando y en la actualidad, de los quince que hubo en la zona, cuando se reabrió el ocio nocturno solo cuatro retomaron la actividad.

El último en echar la llave fue el local La Ría, situado en la calle Lugo de Ferrol, que cerró con el confinamiento y no volvió a abrir. Mientras que sí lo hicieron el Noray y el Talismán, en Ferrol; Dolce Vita, en Neda; y Klass, en As Pontes, según la información facilitada por fuentes policiales.

Algunos locales de alterne que durante años tuvieron una intensa actividad, como Jade, situado en la zona de Catabois, o el Queens, ubicado en la parroquia naronesa de Castro, ya habían cerrado antes de la pandemia y siguen así. En el caso de este último, se trata de un amplio chalé con finca que ya lleva unos meses a la venta.