Una nueva escuela de inglés abrirá sus puertas en Ferrol

ISIDORO VALERIO

FERROL CIUDAD

I. VALERIO

Una apuesta por la formación... y por la ciudad

28 jul 2021 . Actualizado a las 21:33 h.

De un tiempo a esta parte los que más apuestan por la ciudad son los ferrolanos que se marcharon fuera y retornan. Es el caso de María Cadavid que tras terminar sus estudios se fue a Londres por seis meses a perfeccionar inglés y acabó quedándose allí 16 años. María confiesa que a ella y a su marido, Richard Loraso, la pandemia les dio el empujón que necesitaban para hacer realidad su sueño de volver a Ferrol y establecerse aquí. Para ambos, venir a Ferrol ha supuesto «la gran oportunidad de poder vivir en una ciudad maravillosa y disfrutar del privilegio de que nuestro hijo pueda crecer aquí». Ahora, tras más de un año trabajando en un proyecto que están a punto de poner en marcha, una escuela de Inglés, están felices. En el centro fomentarán el aprendizaje natural de la lengua, dando a los alumnos la posibilidad de desarrollar su creatividad y expresar sus emociones en un agradable espacio en el que lograran expresarse en un segundo idioma con soltura y naturalidad. Richie nació en Londres y vino a Ferrol por primera vez hace catorce años. Cuenta con título oficial de profesor de Inglés y ha realizado cursos de mindfulness, técnica que también empleará en su método de enseñanza, sobre todo con los más pequeños. Impartirán clases a niños a partir de 3 años, adaptadas por niveles y edades con un máximo de 7 alumnos por clase en unas instalaciones que renuevan los locales de la zapatería Pepe Rodríguez en la calle Galiano. Todas las clases serán impartidas por Richard personalmente, conjugando diversión y aprendizaje. María actuará como profesora de apoyo en todo momento para poder hacer un seguimiento personalizado de la evolución de cada alumno y así poder ofrecer un plan de aprendizaje más específico. Preparan ya la inauguración de la escuela Welcome y en breve abrirán el período de inscripciones para el curso 2021/2022. «Welcome to Ferrol and Good Look».

I. VALERIO

Familias peregrinas

Tres generaciones de la familia cordobesa Ruiz Blancar iniciaron ayer en Ferrol el que va a ser su tercer Camino a Santiago. En este Año Santo han elegido Ferrol como punto de partida después de haber realizado en años anteriores la ruta por los caminos Francés y Portugués. Son una familia a la que se le ve unida y motivada. Cada uno camina a su ritmo y todos se adaptan. Siendo once no tendrán cabida en los albergues públicos, así que previamente han trabajado la logística para tener alojamiento en las cinco noches que les tocará pernoctar en las diferentes paradas de la ruta. Incluso ya tienen planes para el próximo año en el que pretenden llegar hasta Fisterra. Santiago, Lola, Antonio, Dionisio, Clemente, Dulce, Rosario, Loles, Isa, Toño, e Isabel partieron temprano del puerto de Ferrol en una soleada mañana de miércoles. Les interceptamos atravesando el Cantón rumbo a Esteiro para seguir camino. Recalcan: «Di que somos de Moriles, la cuna del vino de la D.O. Montilla Moriles». ¡Ea!, dicho queda. Buen camino a los peregrinos cordobeses.

I. VALERIO

Puro teatro en la calle

Un numeroso grupo de visitantes disfrutó este pasado martes de una de las rutas teatralizadas por el barrio de A Magdalena que protagoniza cada martes a las cinco, con reserva previa en ferrolguias.com, el personaje en el que se transfigura la guía turística Isabel Díaz Robles. Isabel confiesa que siempre quiso ser actriz y la verdad es que no se le da nada mal. La Ruta Modernista Teatralizada que muestra a los visitantes la evolución arquitectónica del Barrio de A Magdalena antes y después del Modernismo la lleva a cabo Catherine Wilson. El personaje interpretado por Isabel se presenta a los visitantes como la esposa del ingeniero John Wilson y traslada a su audiencia a 1909, año en el que el arquitecto Rodolfo Ucha comenzaba a trabajar como arquitecto municipal en Ferrol y del que se confiesa ferviente admiradora. Y es a través de este ficticio y divertido personaje como Isabel traslada a los visitantes a principios del siglo XX hilando un relato ameno, ilustrativo y al tiempo divertido para conocer las particularidades del Ferrol modernista y singular con una visita que finaliza ante la conocida como Casa Antón que Rodolfo Ucha realizó entre 1918 y 1919.