«Tardé casi dos años en conseguir que el juzgado me diera la custodia exclusiva de mi hijo»

FERROL CIUDAD

CESAR TOIMIL

Padres de Ferrolterra se quejan de lentitud en procesos de divorcio y menores

18 jul 2021 . Actualizado a las 14:05 h.

Los procesos de nulidad, separación o divorcio suelen ser complejos, porque en la mayoría de las ocasiones no hay conformidad entre las partes y es un juez el que tiene que resolver. Según el artículo 771 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, tras la presentación de la demanda se pueden solicitar medidas provisionales previas sobre los hijos y el juzgado tiene que citar a los cónyuges y, si hubiere hijos menores o incapacitados, al Ministerio Fiscal, a una comparecencia en la que se intentará un acuerdo de las partes, que señalará el Letrado de la Administración de Justicia y que se celebrará en los diez días siguientes.

Pero, según abogados y padres consultados al respecto, ese plazo de diez días no se está cumpliendo y en la mayoría de las ocasiones se prolonga hasta seis o siete meses. Esto provoca un retraso acumulado en la resolución de los divorcios, que en el caso de Ferrol apuntan que puede llegar a cerca de dos años, pero en los juzgados de A Coruña son aún mayores.

La consecuencia directa es que hay padres que finalmente logran la custodia exclusiva de sus hijos, pero tienen que pasar meses y meses de espera y preocupación, ante la incerteza de cómo estarán los menores. Es el caso de un progenitor de Ferrol que presentó la demanda en julio del 2019 para retirarle la patria potestad a la madre, que entre otros tiene problemas de alcoholismo, el juicio se celebró hace una semana y al día siguiente ya salió la sentencia otorgándole la custodia en exclusiva al padre, que deduce que la resolución no debía de ser tan compleja cuando se adoptó en solo 24 horas.

Otro vecino de Ferrol también está a la espera de que un juzgado de A Coruña resuelva. Cuando se presentó la demanda, su expareja vivía en la ciudad herculina y, a pesar de que ahora vuelve a tener su residencia en Ferrol, el procedimiento sigue su curso allí. En este caso también solicita la custodia en exclusiva de la niña que tuvo con una mujer con otros tres hijos de dos parejas distintas, porque considera que la menor está muy desatendida. El juicio ya estaba fijado antes de la pandemia, pero se aplazó y, más de un año después, este padre sigue a la espera, muy preocupado por las condiciones en las que está viviendo la pequeña, cuya madre, en pleno confinamiento, tuvo su cuarto hijo en Portugal, cuando se suponía que estaban residiendo en Ferrol.

Hay otros casos significativos en los que no hay menores por medio, como el divorcio y liquidación de gananciales de una pareja sin hijos en el que no hay pensiones compensatorias ni ninguna otra reclamación. La demanda se presentó en noviembre del año pasado y la vista está fijada para el próximo mes de octubre. O el de modificación de medidas derivado del descubrimiento que una mujer, a la que su exmarido le está pasando una pensión, cuenta con un puesto de trabajo. Se presentó en diciembre del año pasado, la vista está fijada para noviembre y, mientras tanto, él tiene que seguir pagando religiosamente esa pensión.

Estos son solo algunos de los casos recogidos por este periódico, pero el malestar entre los abogados que llevan procedimientos tanto en el partido judicial de Ferrol como en el de A Coruña es generalizado, ya que, según apuntan, hay situaciones de menores realmente sangrantes que tendrían que resolverse de inmediato. Y no solo por reclamaciones de custodia por parte del padre o la madre, sino también por el régimen de visitas y las pensiones alimenticias.

Las demandas de divorcio vuelven a subir

En el primer trimestre de este año se ha registrado un incremento de las demandas de divorcio con respecto al mismo período del 2020. Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, en los tres primeros meses del 2021 ingresaron 63 demandas de divorcio consensuadas y 36 no consensuadas, que suman un total de 99. En todo el 2020 hubo un total de 346, que representaban un descenso del 19,6 % respecto al año anterior, en el que se habían registrado 425.

El juzgado ferrolano recibió, asimismo, en el primer trimestre de este año 23 solicitudes de modificaciones de medidas consensuadas y 37 no consensuadas, y 24 peticiones de guardia y custodia consensuadas y 17 en las que no hay acuerdo entre las partes.