Nuevas quejas de vecinos de A Graña por la obra del túnel al puerto exterior de Ferrol

Manuel Arroyo Alves
M. Arroyo FERROL

FERROL CIUDAD

Vista de la zona del emboquille del pasadizo desde una de las viviendas afectadas
Vista de la zona del emboquille del pasadizo desde una de las viviendas afectadas CESAR TOIMIL

Piden voladuras de menor intensidad para evitar incidencias

18 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La asociación de vecinos de A Graña reiteró sus quejas por las obras de perforación del túnel ferroviario al puerto exterior de Ferrol. El colectivo vecinal, que ya denunció con anterioridad la proliferación de grietas en viviendas del barrio -y que achacaban a las voladuras para abrir el paso subterráneo- aseveró ayer que las incidencias van a más, y que la mayoría de los residentes les han trasladado su malestar. Principalmente por la intensidad de las detonaciones, la polvareda que estas generan y los restos de carga que pierden sobre la calzada los camiones que transportan el material extraído. Sus demandas pasan por reducir la intensidad de las voladuras; emplear pulverizadores de agua -como los usados en las descargas de chatarra- para evitar la propagación de polvo y la limpieza de la carretera en el tramo comprendido entre el Camino Viejo y el túnel de acceso a la base naval militar. «La pérdida de carga provocó reventones de neumáticos en dos coches» y «la polvareda que se desprende tras las explosiones llega a las casas», denunció uno de los residentes. Por estos motivos, los representantes de la asociación aseguran haber solicitado una reunión con la dirección de la Autoridad Portuaria, extremo que «no consta» en la entidad que preside Indalecio Seijo. No obstante, desde el Puerto subrayan que «los canales de comunicación con los vecinos están abiertos para resolver cualquier incidencia que influya en la vida diaria», tanto a través del personal técnico de la contrata como del propio de la Autoridad Portuaria». En este sentido, el organismo público recordó que el presidente mantuvo un encuentro con los vecinos el 15 de abril, «pero no habrá inconveniente en reunirse cuando así lo requieran», indicaron.

El túnel ferroviario a Caneliñas -ejecutado por la ute formada por Copasa, Ogmios Proyecto y Geotúnel- tendrá una longitud total de 5,5 kilómetros. Actualmente se trabaja desde las dos bocas. Desde la del puerto exterior se ha horadado una longitud de 4.800 metros, mientras que desde A Graña son 116 metros, a razón de dos ciclos al día de un metro por pase en las zonas más próximas a las casas, y a 1,5 metros cuando se está más alejado.

De cumplirse los plazos previstos, en las próximas semanas también deberían iniciarse los trabajos de construcción del viaducto que conectará el túnel con el tendido ferroviario al otro lado de la ensenada de A Malata. La infraestructura llevará aparejado un tramo peatonal, abierto a la ciudadanía, con el que se conformará una ruta circular de unos cinco kilómetros desde el paseo marítimo hasta A Cabana, a través de una pasarela de 650 metros sobre la ría.