Nace Broken Board, una marca que une la pasión de dos hermanos por Pantín, el surf y la naturaleza

Carla Elías Martínez
Carla Elías FERROL

FERROL CIUDAD

La extriatleta Inés Santiago y Antón, instructor de surf, están detrás del proyecto de moda

14 jun 2021 . Actualizado a las 16:38 h.

En varios modelos de sudaderas, camisetas y totebags luce el logo de una tabla rota o mordida, de diferentes colores. Es la imagen de una nueva marca, Broken Board, que une el amor de dos hermanos por Pantín, el surf y la naturaleza. Detrás de este proyecto de moda están Inés y Antón Santiago. Ella, extriatleta y estudiante de márketing, muy involucrada con procesos creativos. La pasión de Antón es el surf. Trabaja como instructor en la escuela de Pantín, un entorno por el que comparte una enorme vinculación familiar. 

«Cuando trabajé en la escuela de Pantín veía que la gente se quería llevar un recuerdo y de ahí fue surgiendo la idea de crear algo chulo. Nos apetecía hacer algo centrado en Pantín, es muy especial para nosotros. Pero también es una marca que muestre nuestra forma de ser y joven», explica Inés. Su hermano es el artífice del diseño de la marca. «Soy surfista desde hace mucho tiempo y siempre me dio por romper tablas, igual soy un poco descerebrado», bromea. Pantín y la naturaleza le inspiró. «Después de una tarde de surf nos gusta ir a ver la puesta de sol con nuestros amigos. Se junto un poco todo y así surgió el logo», explica Antón. Él siempre tuvo el sueño de poder tener su propia marca. «Me encanta la ropa. Me gustan otras marcas de gente joven y me apetecía emprender. Es verdad que hay que invertir mucho dinero», reconoce. Recuerda que tenía pensando marcharse a Australia y, al no poder cumplir esa aventura, decidieron lanzarse a la de crear la marca.

El proceso de poner en marcha su línea ha sido complicado, reconocen. «Fue lo que más quebraderos de cabeza me dio. Teníamos un concepto que nos parecía chulo, la tabla rota, algo muy de Pantín y relacionado con el surf, además del nombre, y comenzamos el proyecto. A la vez que Antón estaba con los diseños yo iba poniéndome en contacto con diferentes proveedores. En Madrid iba a tiendas para ver el tacto», recuerda Inés. Destaca que al final lograron el contacto de una empresa en Ferrol. «Al final contactamos con un chico de Ferrol, Marca Negra, que se dedica sobre todo a serigrafía, pero que tiene muchos contactos. Quería trabajar con gente de Ferrol, crear una red, apoyarnos entre nosotros», destaca Inés. La filosofía ecofriendly —no usan bolsas de plástico en los envío, son de papel y las customizan con las coordenadas de Pantín y el dibujo de la tabla ropa— o el diseño unisex son otras de sus apuestas.