30 km/h

José Varela FAÍSCAS

FERROL CIUDAD

23 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La reducción de la velocidad a 30 km/h en buena parte de la red urbana de Ferrol abre una magnífica oportunidad para los empujadores. Ahora, pues la limitación hace posible achicar la distancia entre vehículos, ya podemos observar por el espejo retrovisor si nuestro apremiante perseguidor está bien afeitado o se le ha corrido el rímel, si es el caso. Algún cotilla ducho en lectura labial hasta podrá descifrar la conversación, o el insulto, de su impaciente acosador. Tal vez se trate de un fenómeno pasajero, inherente al período de adaptación a la nueva norma, y que con el paso del tiempo desaparecerá más temprano que tarde. O quién sabe si esta nueva prohibición no será sino una coyuntura de oro para los contribuyentes compulsivos, aquellos que, no satisfechos con atender sus obligaciones tributarias a través del IRPF, tienen una incontenible pulsión por aportar más a la hacienda pública. Una suerte de afán contributivo que en el caso de algunos generosos ciudadanos no se colma con una sola cuota en formato de multa, y repiten. No es que no hayan visto venir la señal de 40 cuando circulaban a 80 km/h, es su modo de echar una mano, por ejemplo, a una sanidad pública vapuleada por el austericidio popular (algún presidente autonómico que por aquí sabemos de quén ven sendo alardeaba que era el que más y primero ahorraba de todos cuantos presidentes autonómicos hubo, y ahora silba o reclama ofendido al Gobierno). Bueno, pues parece que a los amigos de contribuir al erario con cuotas extra ya les está tardando la acción de los agentes de policía o Guardia Civil para aligerar sus billeteras. No sé a qué esperan las autoridades para darles satisfacción.