Los últimos


Ferrol

El extremo noroccidental de la Península es el espacio con la población más envejecida de España, según ponen de manifiesto de manera reiterada las series estadísticas anuales del INE. Es una realidad consolidada que se quiere hacer ver como una suerte de fatalismo cuando no es más que el resultado, uno de los más evidentes, de cómo se ha invertido o derrochado la riqueza común de los españoles, esto es de cómo se ha gobernado el país. Esta semana, en las páginas de la edición local de este periódico, Rocío Pita desmenuzaba para los lectores los datos de los indicadores demográficos del Instituto Galego de Estatística de 2020 desagregados por ciudades: la edad media de la población de Ferrol es la más alta de las localidades gallegas. Los ferrolanos somos el pueblo más envejecido de la comunidad más vieja de España. Pero es que este índice no está aislado: Ferrol ocupa en la práctica totalidad de los parámetros socioeconómicos uno de los últimos puestos cuando no el último. A estas alturas resulta pesado y hasta tedioso repetir que en esto -no en las frases ocurrentes, en la propaganda mediática o en el estilo de peluquería de cada cual- es en donde reside la esencia de la política: cómo atender con el dinero de todos lo más urgente en primer lugar. La situación es tal que hablar de crisis no deja de ser un eufemismo elusivo y complaciente. No guardo memoria de ningún grupo municipal del gobierno de Ferrol que tuviese estas dos virtudes: una idea clara de la dimensión y función de la urbe a medio-largo plazo y las pelotas necesarias para enfrentarse a sus respectivos partidos, responsables, en última instancia, de lo que nos ha traído hasta aquí.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los últimos