Ferrol reclama un golpe de timón en la nueva etapa que abre Navantia

Los sindicatos afirman que se usa a la empresa para recolocar cargos políticos


Ferrol

Cuatro presidentes en otros tantos años. Es el récord que acaba de batir Navantia, al experimentar ese número de relevos en lo más alto de su cúpula desde el 2018. La última presidenta, Belén Gualda, ha permanecido exactamente seis meses en el cargo. La persona que ostentará a partir de ahora la nueva responsabilidad aún no ha sido designada, pero las señales que se emiten desde Ferrol enfocan todas hacia la misma dirección: petición de estabilidad y de un cambio de rumbo con la política de la empresa con los astilleros de la ría. 

¿Hay un relevo designado ya para Belén Gualda?

Por el momento, suena con fuerza el nombre de la exsenadora socialista Susana Hernández como posible relevo de Belén Gualda al frente de la empresa pública. Aunque no se ha producido nombramiento oficial, el hecho de que las dos últimas presidentas -Susana de Sarriá y Belén Gualda- procedieran de la Junta de Andalucía y ahora ese posible nombramiento sea también de un cargo del partido ha suscitado las críticas de los representantes de los trabajadores. Víctor Ledo, secretario de la Federación de Industria de CC.OO. de Galicia, cuestionó que «se use a la empresa para recolocar a personas del PSOE, principalmente andaluz». En idénticos términos se pronunciaron desde la sección sindical de la CIG en Navantia Ferrol. Además, cuestionan que, con cada presidente, se produce un desembarco de cargos «de persoas de fóra cando as hai na empresa de sobrado coñecemento» y argumentan que es un síntoma de que «o Goberno non se toma en serio esta empresa cando se esta a xogar o seu futuro». 

¿Cuánto percibirá el nuevo responsable de la compañía?

Alrededor del doble del sueldo del presidente del Gobierno. Así, mientras que las retribuciones salariales de Pedro Sánchez rondan los 92.000 euros, la cantidad que percibió en el 2019 -último año en el que están los datos actualizados- la entonces presidenta de la compañía pública, Susana de Sarriá, superó los 181.000 euros.

¿Cuál es la situación en el que el nuevo responsable se encontrará las factorías de la ría?

A mediados de este mes está previsto que parta del astillero de Ferrol el Stalwart, segundo buque de aprovisionamiento en combate fabricado en la antigua Bazán para la Armada de Australia. Entonces, comenzará un período de sequía en la producción hasta el verano del próximo año, cuando está previsto que arranque la construcción de las cinco fragatas F-110 para la Armada española. Gestionar ese vacío de ocupación será uno de los retos que tendrá que hacer frente la persona que ocupe la máxima responsabilidad de la firma. En el astillero de Fene está actualmente finalizando la construcción de estructuras flotantes para el parque de eólica marina Kinkardine, en aguas de Escocia, y en marcha la fabricación de jackets -estructuras de acero que sujetan los aerogeneradores en el mar- para el parque que instalará Iberdrola en aguas francesas. 

¿Cuáles son las demandas que se plantean desde las plantas locales?

Después de las llamadas a la estabilidad realizadas por el presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Emilio García Juanatey, y por el regidor de la urbe naval, Ángel Mato, los sindicatos insisten también en la necesidad de variar el rumbo en Ferrol. «Deberían apostar por situar al frente de Navantia a una persona que conozca el sector naval y que cambie la tendencia, ya que no se apuesta por los centros de Ferrol», afirmó Víctor Ledo, quien además emplazó al responsable de Operaciones de la compañía a acometer ese «giro de timón radical». La materialización de las infraestructuras comprometidas para acometer la transformación hacia un Astillero 4.0 -con la construcción del taller de subbloques y el dique cubierto- la potenciación de la fábrica de Turbinas, que acaba de aprobar un plan estratégico, y de Reparaciones, además de la consolidación del programa de futuro aprobado en la empresa son las principales demandas locales. Está en marcha el programa de nuevas incorporaciones para paliar las prejubilaciones, pero con mucho retraso. 

¿Qué hitos de relieve debe afrontar de inmediato la compañía?

Navantia acaba de botar en el astillero de San Fernando (Cádiz) la tercera de las cinco corbetas que se fabrican para la Armada de Arabia Saudí, y en las próximas semanas se pondrá a flote en Cartagena el primer submarino de la clase S-80 para la Marina española, ceremonia a la que acudirá el Rey. Además, a mediados de este mes abandonará la ría ferrolana el buque que se construye para la Armada de Australia. No obstante, es importante para la empresa seguir avanzando en el desarrollo del programa de las F-110, cuya revisión preliminar se llevará a cabo, si se cumplen con los plazos establecidos, el próximo mes de mayo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Ferrol reclama un golpe de timón en la nueva etapa que abre Navantia