Diego Mourente estrena su primer disco con solo 13 años

Isidoro valerio

FERROL CIUDAD

Una joven gran promesa de la música

30 mar 2021 . Actualizado a las 20:55 h.

Vive en Narón, estudia en el IES Telleiras, tiene 13 años y su infancia la ha pasado entre Cerdido y Valdoviño. Hasta ahí todo lo que tiene que ver con Diego Mourente es de lo más convencional. Lo que ya no lo es tanto es que a pesar de tener solo 13 años ya tiene un recorrido en el mundo de la verbena y en más de una ocasión se ha subido a un escenario con el Trío Boreal como invitado para cantar en directo. Y es que lo de ser artista lo lleva en la sangre desde muy pequeño. Con solo siete años ya apuntaba maneras y le gustaba cantar, y todo tiene que ver con que forma parte de una familia muy musical. El año pasado, justo antes de que llegase la pandemia, Diego consiguió ser uno de los finalistas del programa Pequeños Fenómenos que, presentado por Xosé Manuel Piñeiro, se emitía en la TVG. En aquel programa Diego interpretó una cumbia titulada Problema mio ante un jurado del que formaron parte Pasión Vega, Fredi Leis y Davide Salvado. Y ahora, un año después, acaba de grabar su primer disco que estrena en exclusiva a lo largo de esta semana en el espacio radiofónico Voces de Ferrol de Radio Voz, protagonizando la sección Músicas de Ferrolterra. Pero además, a raíz del concurso, Diego ha seguido formándose como cantante y bailarín y ahora apoyado por el sello discográfico Kill The Beat Récords publica un disco con tres canciones, Pegando Fuerte, un tema urbano con un mensaje claro, con el que nos invita a bailar pero también a reflexionar, Tu guerra es mi guerra, que le dedica a una compañera víctima de bullying y Bye Bye amor, en donde muestra su vena más romántica. Diego afirma que como cantante admira a David Bisbal. En tres días estrena su videoclip en YouTube y os dejamos el enlace para que no os lo perdáis. Además sus canciones estarán disponibles a partir de este sábado en todas las plataformas digitales.

Premio a la creatividad

Hace unos días, el Océano Surf Museo de Valdoviño elegía a la Lagarta Xosefina como su mascota para 2021. Una mascota, que salía del certamen escolar convocado por el Concello de Valdoviño, y que fue creada por Almudena Rodríguez, alumna del CPI de Atios. En el concurso, el jurado también otorgó una mención de honor a Daniela Martín, del Colegio Belén de Ferrol. Y en la tarde del pasado domingo, el alcalde, Alberto González, y la edil de Cultura, Rosana García, le entregaban a Almudena y a Daniela los correspondientes regalos como premiadas en el certamen, al tiempo que aprovechaban la ocasión para felicitarlas por sus obras, cargadas de sensibilidad y talento. Unos trabajos que reflejan a la perfección el lema de este año «Surf y Medio Ambiente» y la vinculación de este deporte con valores como el respeto por el medio natural, la concienciación y la necesidad de protegerlo.

El lenguaje del silencio

La Asociación de Persoas Xordas de Ferrolterra (AXF), ponía el pasado lunes punto y final al curso de lengua de signos para adultos que venía llevando a cabo desde el pasado 15 de marzo y que contó con el número de participantes que permiten las actuales restricciones. La presidenta de la AXF agradeció en la conclusión del taller el interés demostrado por todos los participantes en aprender lengua de signos. El taller impartido a lo largo de las últimas semanas forma parte de las actividades que desarrolla esta asociación muy interesada en generar la necesaria sensibilización para derribar las barreras que aún siguen afectando a la comunidad con problemas de audición. Por todo ello apuestan siempre por una atención personalizada, para cualquier asesoramiento, duda sobre la vida diaria, gestiones administrativas, gestiones derivadas del covid... La monitora de Servicios a la Comunidad, María López Carballeira, recuerda que en estos momentos de pandemia desde la AXF no quieren que nadie quede sin su apoyo y que se puede pedir cita para ser atendido en la entidad en el Whatsapp 604 070 252. El objetivo es seguir trabajando en la eliminación de las barreras comunicativas que dificultan el pleno desarrollo de la comunidad sorda de la comarca, además de proporcionar los servicios necesarios para lograr la mayor autonomía posible.