De paseo entre pavos reales y los árboles del Mundobasket

La Voz

FERROL CIUDAD

CESAR TOIMIL

14 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El centro de Ferrol respira en sus dos grandes pulmones urbanos. El Reina Sofía, antiguo huerto de frailes reconvertido en parque municipal, ofrece una amplia superficie para el paseo entre árboles y pavos reales, el principal reclamo para los más pequeños. También se pueden contemplar elementos como la fuente Wallace, adquirida en París en 1889, o los bustos de piedra de personajes ilustres que la rodean.

Cualquier momento es bueno también para redescubrir el Cantón, hacerse una foto con la estatua de Canalejas o ante cualquier otro de sus monumentos: a la música, a la libertad de prensa o el monolito de Pablo Iglesias, entre otros. También para repasar los árboles que dejaron como recuerdo las selecciones que participaron en aquel inolvidable Mundobasket en 1986: el abedul de la entonces URSS, el olivo de Israel, la catalpa de Cuba, la cica de Australia, -que también ofreció incluso un canguro-, la acacia de Uruguay y una yuca de Angola. O el cedro del Himalaya, que se eleva sobre el Aula de Ecoloxía Urbana y que se cree que llegó a Ferrol a bordo de la corbeta Nautilus a su regreso de una vuelta al mundo en 1894. La zona del puerto es garantía de disfrute al aire libre, contemplando el trasiego de las embarcaciones y un paseo mirando a la ría hasta A Malata.

Tributo al hígado en Valón

Ferrol tiene además un monumento único en el mundo: el dedicado al hígado, situado en la parroquia de Valón, que costó 450.000 pesetas en 1987. El entonces alcalde, Xaime Quintanilla Ulla, médico de profesión, ofreció allí una conferencia ensalzando el vital cometido de este órgano y los vecinos reclamaron para él un monumento.