La hostelería registra una caída en la demanda de comida a domicilio

Con las nuevas restricciones, varios locales han optado por suspender el servicio

El Ankha (en la imagen) sigue funcionando con el servicio de comida a domicilio y recogida en el local
El Ankha (en la imagen) sigue funcionando con el servicio de comida a domicilio y recogida en el local

ferrol / la voz

Ya sea por la famosa cuesta de enero, por el empeoramiento de la situación económica de muchos hogares, por el miedo a gastar o por todos esos factores a la vez, lo cierto es la demanda de comida a domicilio se ha desinflado en la zona tras las fiestas navideñas. Así lo asegura la gerente de la Asociación de Empresarios de Hostalaría de Ferrol e Comarcas, Luisa Barro. Y lo confirman también profesionales del sector como Paula Andrea, de la cafetería Ankha de la calle de la Iglesia: «Al principio la gente se volcó mucho con la hostelería porque quería ayudar, pero ahora ya no hay tanto dinero y se mira más el bolsillo». «El miedo al covid y los cierres perimetrales también pueden haber influido, porque hay clientes a los que les gustaba recoger la comida en el local y ahora ya no pueden venir», apostillan desde la pizzería Urimare de Narón.

Barro explica que el bajón se notó sobre todo en los pedidos realizados entre semana, lo que hizo que al menos una decena de establecimientos ya no se animasen a mantener las cocinas activas para el servicio a domicilio cuando la Xunta decidió cerrar por completo la hostelería el pasado 27 de enero.

Otros, como el restaurante Sinxelo de Ferrol, ya lo tenían decidido desde antes. «En el anterior cierre de noviembre probamos a funcionar solo con el servicio a domicilio durante dos semanas, pero vimos que no compensaba, y por eso esta vez decidimos cerrar por completo», apunta su responsable, Adrián Pérez. En esta misma línea se manifiesta también el hostelero, Rafael Orjales, del café Bla Bla de Ferrol, quien tanto en este cierre como en el anterior suspendió el servicio a domicilio. «Yo lo veo como algo complementario, que compensa si puedo servir también en el interior y en la terraza. Subir la persiana de un negocio cuesta mucho dinero y no se puede mantener solo con cafés para llevar y comida a domicilio, al menos en mi caso. Además, si siguiésemos funcionando no podría acceder a algunas de las ayudas de la administración», explica.

Con las nuevas restricciones, Julián Freire ha mantenido el servicio de comida a domicilio del Boss, pero solo los fines de semana
Con las nuevas restricciones, Julián Freire ha mantenido el servicio de comida a domicilio del Boss, pero solo los fines de semana

Otros empresarios, en cambio, desconfían de esas ayudas, y sobre todo, de cuándo llegarán, y por eso han decidido seguir operando con el servicio a domicilio, aunque solo sea medio gas, como es el caso de Julián Freire, responsable de la cafetería Boss de la avenida de Esteiro. «Ahora funcionamos solo los fines de semana, porque entre semana no hay demasiados pedidos. No es la panacea, pero al menos nos mantenemos y sacamos para pagar las facturas. No me puedo quejar, porque los fines de semana atendemos bastantes pedidos, sobre todo de arroces, croquetas, y desde el pasado fin de semana, también de cocidos», apunta.

En opinión de Freire, si los establecimientos están notando ahora un bajón en la demanda de comida a domicilio o para llevar no se debe solo a la crisis económica y a la cuesta de enero, sino también al aumento de la competencia. «Al principio éramos muy pocos los que ofrecíamos el servicio a domicilio, pero ahora hay muchos más, y consecuentemente, somos más a repartir», argumenta.

Según apunta Barro, solo en la aplicación de Look Eats el incremento de locales que ofrecen el servicio ha pasado de 15 a casi medio centenar en cuatro meses, aunque la gerente de la Asociación de Hostalería de Ferrol e Comarcas cree que el bajón en la demanda de pedidos que están registrando los establecimientos no se debe al aumento de la competencia, sino a la «situación actual de crisis económica».

Pero, como en toda regla, existen excepciones. Alfonso Pendás, del restaurante de comida italiana Pendás 130 de Ultramar, asegura que en su caso el servicio a domicilio funciona muy bien y le esta permitiendo capear el temporal ahora que no puede atender a su clientela en el establecimientos. «Mi ventaja ha sido que el servicio ya estaba muy consolidado, porque este es ya el tercer año que lo ofrecemos, y también el hecho de contar con un servicio de reparto propio, rápido y eficaz», anota.

El sector demanda «medidas severas» para quienes incumplen la normativa

B. A.
El Concello sancionó recientemente un establecimiento de Doniños por incumplir la normativa
El Concello sancionó recientemente un establecimiento de Doniños por incumplir la normativa

Exigen que se precinten locales y se denieguen ayudas a los establecimientos que funcionan de manera «ílicta»

Desde la Asociación de Empresarios de Hostalaría de Ferrol e Comarcas han querido mostrar su preocupación por la díficil situación que atraviesa el sector, y muy especilmente, por la falta de contundencia en las medidas de control sobre aquellos establecimientos que de forma reiterada no cumplen con las normas que impone la pandemia. «Esta es la tercera vez que nos vemos obligados al cierre de nuestros negocios, haciéndose cada vez más difícil e insostenible el mantenimiento de los mismos. A todo esto se suma la existencia de ciertos locales que no cumplen las normas y continúan ofreciendo servicios que, además de estar prohibidos por ley, por sentido común ya no se deberían estar realizando», advierten desde la entidad.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La hostelería registra una caída en la demanda de comida a domicilio