El frío en las aulas: camisetas térmicas y polares para combatir las corrientes de aire

Los docentes valoran la adaptación de los niños y la casi nula incidencia de catarros


Ferrol

La ventilación de los espacios cerrados, el uso de mascarilla, la desinfección de manos y la distancia social son elementos primordiales en la lucha contra la propagación del coronavirus. Y en los centros de enseñanza de Ferrolterra, Eume y Ortegal las están siguiendo a rajatabla, como destacan los directores y lo confirman los datos. De hecho, y según las cifras de ayer -150 casos-, hay un positivo de covid por cada 140 integrantes de las comunidades educativas, en las que se incluyen alumnos, docentes y personal auxiliar, en una población total de alrededor de 21.000 personas, que pasan alrededor de seis horas al día confinados en las aulas. Otra cuestión que destacan los directores es que la mayoría de los casos no son por contagios en los centros, sino por contactos familiares.

Los docentes valoran el esfuerzo de los alumnos, que se han adaptado muy bien al uso de la mascarilla y a los inconvenientes de que corra el aire en las aulas.

La norma que se está utilizando en todos los centros para la renovación del aire consiste en ventilar las aulas antes de entrar y durante el recreo, y mantener las ventanas semiabiertas durante las clases. La calefacción logra caldear mínimamente el ambiente, pero siempre se producen corrientes de aire, porque las puertas tienen que estar abiertas.

«Estamos asombrados de lo bien que lo están llevando los alumnos. Vienen mucho más abrigados y el frío molesta más cuando hace viento, por lo que algunos se ponen el chaquetón», manifiesta la directora del colegio de Recimil, Genoveva Valeiro, destacando la parte positiva de que «este año no hay catarros».

Desdramatizar la situación

En el CEIP San Xoán recomiendan a los padres que les pongan camisetas interiores térmicas y en las aulas los niños tienen sus propios forros polares para abrigarse cuando sienten más frío. «

Ata mediados de novembro non puxemos a calefacción, para ver se era resistible, pero houbo que prendela e agora estamos a gusto. Os nenos xa o teñen como algo normalizado e algunhas veces son os que te levan a cumprir as normas», apunta la directora del San Xoán, Marián López, añadiendo que, «aínda que temos que seguir reivindicando máis fondos públicos para os centros, hai que desdramatizar esta situación».

Eva María Bouza Rey, directora del CEIP A Gándara, en Narón, explica que en este centro también lo llevan «bastante bien». «Estos días pasados de moito frío os nenos estiveron cós abrigos e os gorros de lana postos, e algúns teñen la clase unhas mantiñas para abrigarse», señala y añade: «Son uns campións; quéixanse máis os profes». En este colegio están gestionando la compra de aparatos medidores de CO2, para comprobar la calidad del aire en cada momento y optimizar la eficacia de la apertura de las ventanas. «Necesitamos 30, un por aula, costan arredor de 200 euros cada un e a ANPA subvenciona dez aparatos», indica la directora, apostillando que lo positivo de esta situación es que «esta ano non hai catarros».

La secretaria del CEIP José María Lage, de Ortigueira, María del Mar Fernández, también destaca la mínima incidencia de los catarros: «Eu son inmunodeficiente e este curso estou mellor que nunca, grazas a tanta desinfección estou vivindo nun mundo ideal». En este colegio «non se está quentiño, pero estamos ben; nin os nenos nin os profes se queixan do frío», apunta.

Por su parte, en el colegio A Magdalena de As Pontes también se adaptan a la situación, y tratan de solucionar subiendo o bajando la calefacción los grandes contrastes de temperatura que se registran en las aulas. «As familias saben que este ano teñen que abrigalos máis e estamos facendo trámites para conseguir unha aplicación da Xunta que orienta sobre os tempos de apertura das fiestras e cómo debe facerse a ventilación das aulas», explica la directora, Pilar Souto, precisando, que, de momento, están renovando el aire del centro siguiendo el protocolo establecido. Los escolares de As Pontes tampoco se están viendo afectados por los habituales catarros del invierno, «porque as máscaras estannos protexendo ben», puntualiza Pilar Souto.

Grandes contrastes

Si los más pequeños están llevando bien las normas anticovid, con los alumnos de instituto tampoco hay quejas. El director del IES Concepción Arenal de Ferrol, Manuel Rey, indica que al comienzo del curso, en septiembre, hubo alumnos que llevaban mantas, como protesta, «outros aínda seguen de manga curta agora, e o caso é que non hai catarros nin farinxites». En opinión de este docente, antes había un exceso da calor en las aulas y ahora se pasó al otro extremo «e hai alumnos que utilizan unhas mantas foular grandes para tapar as pernas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El frío en las aulas: camisetas térmicas y polares para combatir las corrientes de aire