El 89 % de la población de la comarca, bajo las restricciones más rigurosas

El cierre afecta a 15 de los 20 concellos de Ferrolterra, Eume y Ortegal

La hostelería (en la imagen, un local de Mugardos) solo podrá trabajar en el exterior y al 50 % de la capacidad, a partir del jueves
La hostelería (en la imagen, un local de Mugardos) solo podrá trabajar en el exterior y al 50 % de la capacidad, a partir del jueves

FERROL / LA VOZ

El 89,3 % de los habitantes de Ferrolterra, Eume y Ortegal (167.751) quedarán, desde mañana, bajo el nivel máximo de restricciones aplicadas por la Xunta para tratar de frenar la expansión de la pandemia. El cierre perimetral individual afectará, a partir del jueves, a Cariño, Cedeira, Cerdido, Mañón, Moeche, Mugardos, Neda, San Sadurniño y Valdoviño, que hasta ahora se encontraban en la franja media-alta. Estos nueve ayuntamientos se sumarán a los de Cabanas, Fene, Ferrol, Narón, Ortigueira y Pontedeume, que ya llevan días en esta situación.

«O nos lo tomamos en serio, cada persona, o no hay más que hacer. Esa es la clave, no la labor sancionadora. El problema no está fuera de las casas y están pagando justos por pecadores», sostiene el alcalde de Valdoviño, el socialista Alberto González. Su homólogo de San Sadurniño, Secundino García (BNG), también apela a la responsabilidad individual «para manter á raia os contaxios, para que todo o mundo limite ao mínimo e indispensable os seus desprazamentos e que sigan aplicando todas as medidas de protección».

El mandatario local de Cedeira, Pablo Moreda (PSOE), anuncia que la Policía Local reforzará la vigilancia «cun seguimento máis estrito do cumprimento dos horarios, coa axuda da Garda Civil». La regidora de Moeche, la nacionalista Beatriz Bascoy, recuerda que hace diez días no había ningún positivo en este municipio. «E hoxe [por ayer] xa temos 26, é moito para nós», reconoce. Indica que el Concello ha gestionado la realización de pruebas PCR a las trabajadoras del Servizo de Axuda no Fogar (SAF) y solicita al Servizo Galego de Saúde (Sergas) un cribado masivo entre los vecinos, dada la elevada y creciente incidencia.

El regidor de Mañón, Alfonso Balseiro (PP), vaticina que la tendencia «non vai cambiar polo menos ata fin de mes». Tras más de nueve meses sin registrar ningún caso de coronavirus, este municipio, con 1.319 habitantes, alcanzó ayer los 47 infectados. El alcalde de Cariño, José Miguel Alonso Pumar (PSOE), considera necesario que las autoridades sanitarias comuniquen a la Administración local la identidad de los positivos por covid-19 para evitar que personas asintomáticas se muevan con normalidad y puedan propagar el virus, y para ayudar a quienes lo necesiten, por carecer de una red familiar o vecinal de apoyo.

El mandatario mugardés, Juan Domingo de Deus (PP), alerta de la situación de «riesgo máximo», que atribuye «a la Navidad, por no seguir las normas como se debía». El nedense Ángel Alvariño (PSOE) habla de «momento muy complicado, con focos de familias que vienen de las fiestas». A Benigno Galego (PSOE), regidor de Cerdido, le inquieta el aumento de los últimos siete días: «Pasamos de tres ou catro a once».

Hosteleros «indignados»

Los empresarios del sector hostelero son los principales damnificados por las restricciones, con el cierre de los locales a las 18.00 horas, con uso exclusivo del espacio exterior a un 50 % de su capacidad y agrupaciones máximas de cuatro personas. Muchos cerrarán. «¿Qué voy a hacer? Tengo tres mesas y la del medio queda anulada. ¿Quién se sienta en una terraza en enero? No te obligan a cerrar porque así no te tienen que pagar. Es indignante», denuncia M.ª Yolanda Bellón, del bar O Galo, en Cedeira. «En verano tengo 24 mesas, pero ahora no es viable, es un disparate, me indigna. Tengo un empleado que irá al ERTE [expediente de regulación temporal de empleo]», apunta Ricardo Rodríguez, de la Taberna do Foro, en la plaza Roxa de Cedeira. Muy cerca, la cafetería Plaza sí abrirá: «Se non chove, a xente ao café vén».

El bar Puerta del Sol, de Valdoviño, no podrá trabajar «porque para acceder a la terraza hay que entrar al local». «Hay que intentar afrontarlo como se pueda», se resigna el dueño, Jesús López. El mesón O'Campo, en Moeche, mantendrá únicamente el servicio de comida para llevar, igual que la tapería Plaza, de Mugardos: «Con este tiempo no compensa abrir al público».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El 89 % de la población de la comarca, bajo las restricciones más rigurosas