La producción de marisco en la ría ferrolana y la facturación cae a mínimos históricos

La escasez de producto lastra la actividad de las tres cofradías


Ferrol / La Voz

La ría de Ferrol produce menos cada año. Agoniza. Es un mal endémico del que hace ya tiempo alertan los profesionales del marisqueo y que constatan los estudios técnicos. La progresiva depuración de las aguas residuales, que se completará con la finalización inminente del sistema de saneamiento, no arrojará unos resultados productivos óptimos a corto plazo, o al menos así lo estiman desde las cofradías, porque los efectos de «años y años de vertidos incontrolados» no se eliminan de la noche a la mañana.

La estadística apunta en este mismo sentido. Según los datos oficiales que maneja la Consellería do Mar, el último lustro dibuja una caída en picado tanto en la extracción como en la venta de productos locales. En conjunto, las tres cofradías de la ría -Ferrol, Mugardos y Barallobre- perdieron un 11,2 % en ventas al cierre del 2020 respecto al año anterior. En cifras: se comercializaron 269.709 kilos, que reportaron unas ventas de 2.009.562 euros, frente a los 2.262.239 euros y 274.575 kilos del 2019, que ya fue pésimo. Y es que a mediados de la pasada década, en el 2014, esos registros los alcanzaba una única especie; la almeja babosa, de la que se llegaron a extraer prácticamente 300.000 kilos en ese ejercicio.

Por separado

Ferrol y Mugardos se dejaron en el último año más de un 17 % de facturación cada una, mientras que Barallobre logró incrementar sus ingresos un 2,2 %.

Por su parte, la cofradía ferrolana, que llegó a mover en sus mejores ejercicios -los del 2004 y 2005- unos 450.000 kilos de producto con un volumen de ventas de 3.300.000 euros por año, en el 2020 apenas superó el millón de euros que le reportaron todas las especies -171.103 kilos-. Fueron casi 225.000 euros menos que en el 2019. Hay que remontarse al 2007 para encontrar una cifra así de baja. Entonces, la declaración de los principales bancos marisqueros de la ría como zona C hundió las cifras de producción de los tres pósitos.

La cofradía de Mugardos tuvo el año pasado, porcentualmente, unas pérdidas similares a las de Ferrol, con un 17,5 % por debajo del 2019. La facturación fue de 223.748 euros, o sea, 45.457 euros menos, con un total de 19.504 kilos entre todas las especies, cuando el ejercicio anterior movió 28.562 kilos. Quedan en la retina, muy lejos, los 52.222 kilos y los 436.865 euros del 2017, el mejor resultado del pósito mugardés en los últimos 20 años.

La cofradía de Barallobre, en Fene, cayó desde los 90.094 kilos del 2019 a los 79.101 kilos al cierre del ejercicio pasado. No obstante, la facturación fue 17.000 euros superior -de 738.193 a 755.065 euros- aunque la rula también ve en la lejanía los 261.695 kilos facturados en el 2015 por un montante que alcanzó los 2.173.568 euros, su máximo histórico.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La producción de marisco en la ría ferrolana y la facturación cae a mínimos históricos