La producción de marisco en la ría ferrolana y la facturación cae a mínimos históricos

Manuel Arroyo Alves
M. Arroyo FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

La escasez de producto lastra la actividad de las tres cofradías

13 ene 2021 . Actualizado a las 11:51 h.

La ría de Ferrol produce menos cada año. Agoniza. Es un mal endémico del que hace ya tiempo alertan los profesionales del marisqueo y que constatan los estudios técnicos. La progresiva depuración de las aguas residuales, que se completará con la finalización inminente del sistema de saneamiento, no arrojará unos resultados productivos óptimos a corto plazo, o al menos así lo estiman desde las cofradías, porque los efectos de «años y años de vertidos incontrolados» no se eliminan de la noche a la mañana.

La estadística apunta en este mismo sentido. Según los datos oficiales que maneja la Consellería do Mar, el último lustro dibuja una caída en picado tanto en la extracción como en la venta de productos locales. En conjunto, las tres cofradías de la ría -Ferrol, Mugardos y Barallobre- perdieron un 11,2 % en ventas al cierre del 2020 respecto al año anterior. En cifras: se comercializaron 269.709 kilos, que reportaron unas ventas de 2.009.562 euros, frente a los 2.262.239 euros y 274.575 kilos del 2019, que ya fue pésimo. Y es que a mediados de la pasada década, en el 2014, esos registros los alcanzaba una única especie; la almeja babosa, de la que se llegaron a extraer prácticamente 300.000 kilos en ese ejercicio.

Por separado

Ferrol y Mugardos se dejaron en el último año más de un 17 % de facturación cada una, mientras que Barallobre logró incrementar sus ingresos un 2,2 %.