Un segundo premio que consuela

Ferrol figuró pocas veces entre las ciudades agraciadas en los sorteos de Navidad. El gordo solo cayó en 1915 y la lotería del Niño dejó 34 millones de euros en el 2007


Ferrol

Aunque la esperanza se renueva cada año, de ahí que se siga vendiendo lotería de Navidad, los ferrolanos ya parecen acostumbrados a que la suerte pase de largo por la ciudad, de ahí las felicitaciones y los gestos de satisfacción -solo gestos, porque las caras están cubiertas con las mascarillas- que ayer le trasladaron al lotero Carlos Fernández, que a través de su despacho repartió 1.250.000 euros en premios. Y es que ese segundo premio del sorteo extraordinario de este año supo a consolación, incluso para los ajenos a los compradores de los diez boletos agraciados, correspondientes al número 06095.

La lotería de Navidad, en la que tantas personas ponen sus esperanzas, siempre se ha mostrado esquiva con Ferrol, por eso alegra tanto escuchar el nombre de la ciudad entre la relación de poblaciones agraciadas, algunas de mucha menor entidad poblacional y que se repiten año tras año.

El gordo solo cayó en Ferrol una vez y fue hace más de cien años. Concretamente fue en el sorteo celebrado el 22 de diciembre de 1915, con el número 48.685, vendido en la administración de lotería número 1 de la ciudad, que sigue funcionando en la calle Coruña. Los compradores fueron los tripulantes del emblemático acorazado Alfonso XIII, que se repartieron seis millones de las antiguas pesetas, toda una fortuna en aquella época. Era la segunda vez que el premio gordo caía en Galicia; la primera había sido en 1093, en la ciudad de A Coruña.

Y volviendo a Ferrol, hasta el año 2007 no hubo otra alegría similar en la ciudad generada por las bolitas del bombo, si bien en esta ocasión vino de la mano del primer premio del sorteo de la Lotería del Niño, con una lluvia de millones, ya de euros. La administración número 6 de Ferrol, situada en la carretera de Castilla, a la altura del Inferniño y regentada por Julio Regueiro, vendió 170 décimos del número 92.034, que se tradujeron en nada menos que 34 millones de euros, razón de 200.000 euros por décimo.

Duchas de champán

Al igual que con la dotación del acorazado Alfonso XIII, el premio también estuvo muy repartido. Obreros, familias numerosas y plantillas enteras de comercios de la zona fueron los agraciados y la carretera de Castilla registró una fiesta multitudinaria, en la que no faltaron las duchas con champán y las caravanas de automóviles haciendo sonar el claxon.

Desde ese 5 de enero del 2007 no volvió a haber una celebración de ese tipo en la ciudad, porque la suerte no lo propició. Sí hubo pequeñas fiestas en algunos establecimientos de la comarca, como el punto mixto de venta de lotería del café bar Malpica, de Maniños, en el municipio de Fene, que vendió seis décimos del gordo de Navidad en el año 2018, con el número 03347, premiados con un montante global de 2,4 millones de euros. En ese mismo sorteo, en el bar El Marino, situado en el puerto de Cedeira, se expendió otro décimo del primer premio, dotado con 400.000 euros.

As Pontes también se llevó un pellizco en el sorteo del 22 de diciembre del 2018, con dos décimos de un cuarto premio, correspondiente al número 67774, vendidos en el receptor mixto La Bombonería, situado en la plaza do Hospital de la villa minera. Este mismo negocio había despachado diez décimos del segundo en el 2014 -1.250.000 euros- dos de un quinto en el 2017.

Pellizcos en el 2015

En el 2015, Ferrol volvió a picar algo con un décimo de uno de los quintos premios de la lotería de Navidad, el 18102, vendido en la administración situada en las instalaciones de Alcampo; y Neda se llevó un pellizco un poco más grande, con diez décimos del mismo número expedidos por Carlos López, administrador de Loterías Ancos.

La comarca jugaba boletos por algo menos de diez millones de euros

Las administraciones de lotería de las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal tenían a su disposición para el sorteo extraordinario de Navidad boletos por algo más de diez millones de euros, pero no se llegó a alcanzar esa cifra de ventas. Y es que las restricciones de la pandemia del covid-19 frenaron la entrada de gente de fuera, principalmente durante el verano, que es la época del año en la que los loteros dan salida a gran parte de los décimos del sorteo de Navidad entre las familias que pasan las vacaciones en la zona.

De hecho, este año se estima que el descenso de las ventas puede estar en torno al 15 %, si bien las últimas semanas se animaron bastante, como se ha podido comprobar estos últimos días, con la formación de colas en la entrada de algunas administraciones.

Las pedreas

Y una vez pasado el sorteo, que este año tuvo en vilo a los seguidores, porque los premios más importantes tardaron bastante en salir -el segundo, que fue el que cayó en Ferrol, se conoció pasada la una de la tarde-, toca comprobar si hubo alguna pedrea, aunque solo sea para recuperar parte de lo invertido. Algunos establecimientos que vendieron lotería de Navidad ya están informando a sus clientes del resultado a través de las redes sociales. Es el caso del bar A Morriña, situado en la carretera de la playa de A Frouxeira, en Valdoviño, que comunica que el número de lotería de ese local recibirá el importe de 120 euros por décimo. Y si no hubo suerte, desear que la salud sí nos acompañe, que es lo más preciado en estos difíciles momentos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un segundo premio que consuela