Oysho promueve los beneficios del yoga de la mano de la ferrolana Cristina Irisarri

Carla Elías Martínez
Carla Elías FERROL

FERROL CIUDAD

OYSHO

Tras las clases veraniegas en las playas de Riazor y Doniños, continúa colaborando con la marca con sesiones online

20 jul 2021 . Actualizado a las 11:20 h.

¿Se imagina poder disfrutar la práctica del yoga en alguna de las mejores playas de Galicia? Es la propuesta que desarrolló en verano la marca de ropa interior y deportiva Oysho. Apuesta por impulsar el deporte entre las mujeres y una de las modalidades en las que se centra es el yoga. En el caso del área geográfica gallega, la instructora ferrolana Cristina Irisarri ha llevado a cabo clases gratuitas este verano en entornos como los arenales de Riazor y Doniños. Fueron tan exitosas que se mantienen en invierno a través de las redes sociales de la marca. «Esta semana estuve en Barcelona grabando unos vídeos de clases para su canal en YouTube», comenta Irisarri.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de OYSHO (@oysho)

Lleva una década practicando este deporte, ligado también a su otra pasión, el surf. Y hace más de dos años comenzó a impartir clases de manera regular. «Practicaba yoga como una actividad complementaria para el surf, eran mis prácticas deportivas. Pero, a raíz de la enfermedad del cáncer de mama, tuve que modificar todo. Pasé de hacer un yoga del que solo me interesaba en principio la parte física a practicarlo de una manera más consciente y respetuosa con mi cuerpo. Y vi que además de ayudarme físicamente también me servía para afrontar la situación que estaba pasando», explica. Así decidió formarse para ser profesora y comenzó proceso de especialización en yoga oncológico además de dar clases de estilos más generales.

Quiere transmitir su experiencia sobre los beneficios del yoga para otros deportes y para gente con enfermedades como la que ella misma padeció u otros trastornos como el estrés, ansiedad o migrañas, entre las numerosas patologías para las que cada vez se recomienda más este tipo de deporte. «El yoga se complementa muy bien. Por ejemplo, con muchos deportes, se trabaja la bilateralidad que es importante para nuestro día a día. Ya solo el modo de sentarnos con una pierna cruzada encima de la otra estamos creando una descompensación. Y ya si practicas deportes tipo tenis, en el que trabajas mucho más un lado, a los corredores, a los que se les carga las piernas...», explica.

Próximas citas

Ya lleva ya un par de años colaborando con Oysho. «Son sesiones gratuitas orientadas a mujeres y accesibles para todos los niveles», incide. Ahora se encuentra en un momento de grabación y preparación de varias clases para las diferentes plataformas online de la marca. «Esta semana fui a Barcelona a grabar un vídeo de diez minutos de yoga para preparar el cuerpo para la carrera de la mujer de A Coruña y el sábado 19, a las 10.00 horas, impartiré una clase en directo a través de su Instagram», detalla.

La colaboración con Oysho surgió a raíz de las redes sociales. «Me contactaron. Yo estaba creando el proyecto de UMI Surf Yoga, que une los dos deportes. Cree una cuenta de Instagram en la que ir compartiendo el proyecto y a través de ella me contactaron», recuerda. Y está encantada con la vinculación, ya que agradece la labor que está desarrollando la marca para impulsar el deporte. «Oysho acerca el deporte de una manera muy democrática, sobre todo a las mujeres, que a veces nos parece que nos cuesta más. Y de una manera también natural, las deportistas que muestran son deportistas, no son modelos haciendo que hacen deporte», valora.

Además de la colaboración con Oysho, Cristina trabaja en el desarrollo de su proyecto UMI Sur Yoga. El confinamiento y la pandemia sanitaria ha generado un aumento de la práctica deportiva desde casa siguiendo clases online pero incide en que es recomendable hacer las sesiones siguiendo a un profesional. «Se notó mucho interés. Pero cuando empezaron a abrirse un poco las restricciones la gente se interesó por clases presenciales y mantengo las clases en el Estudio de Yoga Prana, en A Coruña. El formato online es una opción para que la gente pueda mantener su práctica, y siempre es mejor guiado por un profesor que poner un vídeo aleatorio», incide. Esta opción la desarrolla con sus alumnos de Ferrol y el grupo de yoga oncológico, quizás su proyecto más personal. «Se crea un vínculo muy especial», indica.