Vilariño deja el Puerto de Ferrol con la obra del tren activa y los contenedores en alza

El presidente que ocupó más años el cargo lega proyectos de futuro

José Manuel Vilariño
José Manuel Vilariño

Ferrol

Durante siete años ha capitaneado José Manuel Vilariño el Puerto de Ferrol. Es, hasta la fecha, el presidente de la entidad más longevo en el cargo en democracia. Ese capítulo de su trayectoria profesional toca ahora a su fin con el anuncio del Gobierno gallego sobre su relevo, en consonancia con los cambios en las Autoridades Portuarias de la comunidad, esto es, A Coruña, Vigo y Vilagarcía. Porque es la Xunta de Galicia -en virtud de la descentralización de 1997 en este ámbito- la que tiene las competencias para designar a los presidentes y cargos relevantes, pese a que las dársenas dependen orgánicamente de Puertos del Estado. Así, tras el Consello de la Xunta celebrado ayer y tal y como avanzó La Voz, la Autoridad Portuaria Ferrol-San Cibrao tendrá a continuación como máximo representante a Indalecio Seijo Jordán, oficial de la Armada, ingeniero naval y ex profesor de la Universidade da Coruña.

Su llegada a la presidencia del organismo, no obstante, no es inmediata, sino que todavía tendrá que oficializarse una vez solventados los trámites administrativos, en torno a dos o tres semanas. Seijo Jordán heredará un legado con ambiciosas obras en marcha, como el tren al puerto exterior ejecutado al 70 %, o una terminal de contenedores que ya da pasos firmes en su, de momento, incipiente mercado internacional. Pero también se enfrentará a una crisis a nivel global en el volumen de negocio.

«Todo lo bien que la vaya al Puerto, le irá a la ciudad» 

José Manuel Vilariño (Ferrol, 1955) fue nombrado presidente de la Autoridad Portuaria en abril del 2013. Aparcaba entonces su rol en la política municipal del PP para tomar las riendas de un organismo al que llegaba sin bagaje previo en el sector. Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidade de Santiago, siente que «todavía tengo cosas que aportar y puedo ser útil a los demás».

-¿Cuál es el balance de estos siete años?

-Cuando asumí esta presidencia, ya el día de la toma de posesión dije que había por delante dos grandes objetivos: poner en marcha la terminal de contenedores del puerto exterior y hacer que el ferrocarril dejase de ser un proyecto en un papel para convertirse en una realidad. Es una alegría poder decir que la terminal de contenedores está plenamente operativa, con tres líneas regulares en marcha, y que la obra del ferrocarril está realmente avanzada. Estoy seguro de que en el 2022 Ferrol se va a ver circular el primer tren desde Caneliñas a la red estatal de ferrocarriles.

-¿Y los tráficos?

-La política de diversificación de tráficos dio resultados en el 2018, que nos llevó a un ejercicio que supuso un techo histórico. En estos momentos nos está permitiendo paliar esta doble situación de crisis que nos azota: la pandemia y el cese de las importaciones de carbón. Sin esta política de diversificación, probablemente estaríamos perdiendo el doble o el triple de lo que está perdiendo el conjunto del sistema portuario, y en realidad lo que está sucediendo es que el comportamiento es bueno y nuestros tráficos van parejos al resto de los grandes puertos. En estos años se inició el negocio de las grandes paradas de buques y hemos conseguido, por fin, que fue muy duro, el puesto de inspección fronteriza.

-¿Y el papel del Puerto en la ciudad?

-En el ámbito urbanístico dejamos en marcha una importante operación que es la reforma de la fachada marítima. En cuestión de días, va a empezar la rehabilitación del edificio de la Comandancia, y también hemos incorporado el de Aduanas. También está en marcha la puesta en valor de la Casa del Mar. Y queda firmado un acuerdo histórico con el Concello de Ferrol que, por motivo de tasas concesionales, nos mantenía enfrentados. El objetivo está en ceder a la ciudad 250.000 metros cuadrados en A Cabana, A Malata y Ferrol Vello.

-Es el que más años ha estado al frente del Puerto.

-Le dimos estabilidad a la institución. Hacía mucho tiempo que nunca nadie había permanecido tanto tiempo en el cargo, desde Anselmo Seoane, nombrado en 1967.

-¿Qué Puerto se encontró y cuál deja en el ámbito tecnológico?

-El Puerto dio un salto de gigante en la digitalización de nuestros procesos administrativos. Pasamos de un Puerto analógico a uno digital.

-¿Con qué hito del mandato se quedaría?

-Todos los hitos son importantes por igual. Unos sin los otros no tendrían sentido. Por ejemplo, una terminal sin tren no tiene sentido y un tren sin mercancías tampoco. Va todo ligado.

-Los retos para su sucesor...

-Serán los que él se marque, no yo. Pero es un hombre con una formación, experiencia, habilidad y capacidades para que este Puerto continúe siendo una referencia entre los principales de la fachada noratlántica-cantábrica. Todo lo bien que le vaya al Puerto, le irá a la ciudad.

-¿Qué hará ahora?

-Vuelvo a mi vida profesional. Comencé siendo empresario de hostelería, fui docente años, fui concejal de la oposición, miembro del gobierno local, profesor de español en el extranjero y dos veces jefe de la oficina coordinadora de la Xunta en Ferrol y ahora presidente del Puerto. Se cierra esta puerta y tengo toda la motivación para abrir otra. Mi deseo es reincorporarme a la enseñanza, seguir mi camino. Y solicitaré reingresar al funcionariado docente.

Un militar y profesor universitario en un puesto de marcado carácter político

Indalecio Seijo
Indalecio Seijo

El mar ha estado siempre presente en la trayectoria profesional de Indalecio Seijo Jordán (Ferrol, 1963). Oficial de la Armada e ingeniero naval, ingresó en la Escuela Naval en 1982 y salió alférez de navío en el 87. En los noventa obtuvo la titulación en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales y compaginó su carrera militar con la docente en la Universidade da Coruña, en los centros de Serantes y Esteiro del Campus ferrolano. Lesi, como le conocen sus allegados, mantiene estrechos vínculos con su ciudad natal, donde desempeñó, en el ámbito civil, el cargo de presidente en el Casino Ferrolano-Tenis Club dos años, porque a mitad de su mandato, en el 2019, la Armada lo destinó a Madrid. Allí tiene, aún hoy, su destino actual como capitán de navío subdirector del Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo, dependiente del INTA, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. En esas instalaciones es donde se ensayan los barcos a escala antes de construirlos, un destino privilegiado al que renunciará para tomar las riendas de la Autoridad Portuaria de Ferrol.

Seijo Jordán, quien nunca ocultó su interés por regresar a Ferrol, presenta un dilatado currículo que lo ha llevado a ser designado para un cargo, habitualmente, de marcado carácter político. Fue vicepresidente de Enoga (Ingenieros Navales y Oceánicos Galicia), vocal de la Delegación Territorial de Galicia del Colegio de Ingenieros Navales, y asesor del Decano en temas de buques de guerra. Actuó como perito para la valoración del buque Mar Egeo, como perito del Juez Togado Militar de A Coruña para el accidente de la fragata Extremadura, y para el Juzgado Central de Instrucción número 3 de Madrid para la valoración del buque Sea Princess.

Posee dos Cruces del Mérito Naval y tres condecoraciones de San Hermenegildo. Está casado y tiene dos hijos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Vilariño deja el Puerto de Ferrol con la obra del tren activa y los contenedores en alza