Un día en la feria mensual de Ferrol y el mercado

Jornada con una afluencia de público muy escasa y sin apenas ventas


Como todos los terceros domingos de cada mes, la rúa Irmandiños acogió el pasado domingo una nueva jornada de la feria de Ferrol. Nada ha vuelto a ser igual en el mercadillo desde que volvió a su cita mensual tras el confinamiento. Ahora los vendedores, que antes se instalaban a ambos lados del paseo, solo están en el margen izquierdo en dirección a Ferrol Vello para mantener las distancias de seguridad. Esto ha hecho descender el número de puestos, aunque este fin de semana sobraba espacio. Poco más de media docena de comerciantes estaban montados entre la plaza de Galicia y la Praza Vella. Además, y debido al cierre perimetral y a la mala meteorología, hubo poca gente. Los vendedores senegaleses Modo Makhefousse y Bassirou Seye comentaban que nunca la situación fue tan mala. Ellos llevan aquí más de 5 años y acuden a todas las ferias y mercadillos que pueden, pero afirman que ya no solo es que acudan menos vendedores, la gente tampoco acude como antes, aunque ellos recuerdan que tienen que seguir afrontando los mismos gastos.

Los que nunca faltan

Al lado del puesto de Modo y Bassirou está el del apicultor Juan Penabad, otro de los habituales en la feria de Ferrol. Él ha podido vender algún tarro de miel de sus abejas. Viene desde As Pontes y lamenta la actual situación. No se queja, porque la apicultura en su caso es un complemento, pero cree que las cosas no se están haciendo bien y se pregunta por qué en unos sitios siguen haciendo feria y en otros la prohíben generando incertidumbre y confusión. Un puesto de embutidos, y unos cuantos más de bolsos, ropa y calzado completaban la oferta ambulante de este domingo. El más triste en años.

Mercado de domingo

Los domingos en los que se celebra la feria, la nave principal del Mercado de A Magdalena abre también. Los placeros complementan la oferta del mercadillo y la gente aprovecha para comprar carne, fruta, embutidos o el pan del día. Pero este domingo los placeros lo han pasado casi en blanco. En carnicería Curtis, Carlos Barros recogía su puesto a la una de la tarde. Dice que no recuerda un domingo así. No vendió prácticamente nada. El mal tiempo y el covid marcaron la jornada. Aun así reconoce que seguirá abriendo los días de feria y se consuela afirmando que por semana sí que la situación ha mejorado y se nota más clientela. Afirma que el cierre de la hostelería repercute también en las ventas.

Abriendo siempre

En la charcutería Esther y Jesús, uno de los puestos más grandes del mercado, Luis Roca pasea de lado a lado, no recuerda una situación tan triste como la de esta temporada en los 54 años que llevan en el mercado abriendo los domingos de feria. En la panadería Pan de Neda, Mari Carmen lamenta ver cómo a su hijo, César Santos, le ha quedado pan sin vender. Señala que en los 37 años que ella trabajó en el mercado no recuerda días tan tristes, aunque trata de reponerse y al que se lleva una barra le regala otra. Dice «antes de perderlo, prefiero regalárselo a quienes se acercaron hoy al mercado».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un día en la feria mensual de Ferrol y el mercado