«Si paramos no ganamos nada, y así, si sacas 50 euros al día son 50 euros»

Algunos negocios sirven desayunos, comidas o cenas para llevar desde hoy

La cafetería Avenida, en el centro de Ferrol, sirve desde hoy desayunos y meriendas para llevar
La cafetería Avenida, en el centro de Ferrol, sirve desde hoy desayunos y meriendas para llevar

NARÓN / LA VOZ

Los devotos, que los hay, del chocolate con churros de la cafetería Avenida, en Ferrol, no tendrán que renunciar a su desayuno o su merienda pese al cierre obligatorio de la hostelería. El céntrico local atenderá a sus clientes de 9.00 a 13.00 y de 17.00 a 21.00 horas. «Lo hacemos por no cerrar, porque tenemos tantos empleados que mandarlos a todos al ERTE [expediente de regulación temporal de empleo]... Si podemos mantener a dos aquí, por lo menos es algo. Si no sale bien, tiempo habrá para el ERTE», comentaban ayer. Varios negocios de los seis municipios afectados por el cierre perimetral han optado por la comida para llevar.

El café Vanessa seguirá ofreciendo picoteo «atrevido». «La presentación en el plato se pierde, con el táper, pero hay que subsistir como sea», reconoce José Martínez, dueño del establecimiento ferrolano. Mantendrán la veintena de propuestas de la carta y al menos un par de sugerencias, con servicio de 12.30 a 16.00 y de 20.00 a 23.00. Entre la cocina y el reparto a domicilio, confía en poder esquivar el ERTE. Espera que los clientes habituales sigan pidiendo las bombas de solomillo o las tostas de sardina con queso de San Simón.

En el restaurante Textura, en Ares, pensaban abrir solo los fines de semana, durante el período de cierre, pero «al ver que la gente se va a poder mover desde Ferrol o Fene, a lo mejor ampliamos desde el jueves», explica la propietaria, Teté Pérez. Al principio era reacia a preparar comida para llevar, por los sabores, pero la experiencia del pasado fin de semana la animó: «Todo el mundo nos dijo que estaba riquísimo». La gente puede reservar y recoger los pedidos de 12.00 a 15.00 horas, y si elige algún arroz tiene que depositar una fianza hasta que devuelva la arrocera. Los crujientes de langostinos o el pulpo en tempura también se pueden saborear en casa.

En el café-bar El Cruce, situado en Castro (Narón), ya cerraron el fin de semana anterior. «Le dije a la camarera, cógete los días... Y al final fue una locura de pedidos, el domingo por la mañana, yo sola, no daba hecho», cuenta Carolina Rey, que arrendó el local hace poco más de dos años. «Hacemos pizzas, raciones, hamburguesas [algunas especiales, de criollo, chorizo o secreto de cerdo], bocadillos y platos fuera de la carta, como chocos, carne asada, callos, tripas...», enumera. Desde hoy atienden al público de 12.00 a 16.00 y de 19.30 a 22.30, «para que a los últimos les dé tiempo a llegar a casa antes del toque de queda». ¿Por qué ha decidido seguir trabajando en esta situación? «Para poder subsistir».

En el café-bar El Cruce, de Narón, se pueden hacer pedidos y recoger pizzas y raciones
En el café-bar El Cruce, de Narón, se pueden hacer pedidos y recoger pizzas y raciones

Ni en Textura ni en El Cruce piensan en un ERTE, al menos de momento. Óscar Río, gerente de O Lagar, en Neda, no ha encontrado otra salida. «El personal ya entra en ERTE mañana [por hoy, sábado]. Yo seguiré trabajando solo este fin de semana porque ya teníamos encargas de carne asada y callos, que hacemos todos los fines de semana, y para dar salida a la mercancía», señala. Este empresario vive la crisis «con nerviosismo, por la incertidumbre, no sabes...» «Acabamos de pagar los impuestos, la Seguridad Social, nos dejaron sin un duro, y ahora tenemos que cerrar», protesta. El establecimiento es de su propiedad, «pero al banco hay que pagarle cada mes».

La cafetería-pizzería Pachamama, de Fene, seguirá funcionando con la venta de pizzas, hamburguesas o bocadillos, cafés y bollería para llevar, la expedición de tabaco y la prensa. «Si cerramos no ganamos nada, y así, si sacas 50 euros al día son 50 euros», resume Sandra Otero, que trabaja el negocio con su madre y su hermano, los tres autónomos. Desde hoy, servirá de 9.00 a 15.00 y de 19.00 a 23.00 horas.

La pandemia ha propiciado cambios en la manera de gestionar la tapería Plaza, de Mugardos. «Mantenemos el servicio de cátering, que tenemos desde 2011, pero ahora lo potenciamos más para las familias, a falta de comidas de empresas o banquetes. Trasladamos el menú degustación [dos entrantes, una carne, un pescado y postre, a 26 euros por persona] a los particulares», indica Germán Bastida, copropietario, con Tamara Iglesias. A diferencia de otros locales, evitan los recipientes desechables. Entregan los platos en cajas térmicas, a domicilio, y al día siguiente pasan a recoger el material.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Si paramos no ganamos nada, y así, si sacas 50 euros al día son 50 euros»