Una Oktoberfest ferrolana y con cervezas artesanales

ISIDORO VALERIO

FERROL CIUDAD

I. VALERIO

Encuentro en la Alameda del Carbón

12 oct 2020 . Actualizado a las 19:50 h.

La Alameda del Carbón, entre el mercado de A Magdalena y Ferrol Vello, acogió hasta el lunes la Feria da Cervexa Artesá. En un recinto cerrado perimetralmente y con control de temperatura en el acceso a pesar de ser al aire libre, la Asociación Galega de Cervexeiros Artesáns apostó por Ferrol. Ocho cervezas artesanas de Galicia, Aragón, León, Castilla-La Mancha y Madrid participaron en esta edición de formato reducido, pero con mucho más espacio que ediciones anteriores, para cumplir con todas las medidas sanitarias. Esteban Loureiro, el organizador del evento, señala que se ha montado en tiempo récord por cuestiones del retraso de las autorizaciones. Entre los artesanos cerveceros está Alberto Castro, de La Ferrolana o Fran Fernández de la Lucense Bubela. También participa en esta feria, Arturo Rodríguez de The One Bear y La Rubia de Sanxenxo y Carlos Fernández de Castreña de El Bierzo. Además, Pyrene, de Huesca; La Sagra, de Toledo; Belecker, del Bierzo y Go, de Madrid, completan la oferta cervecera. Como complemento a las artesanas también participan en el evento cuatro foodtrucks con diferentes propuestas gastronómicas. La Oktoberfest artesanal y ferrolana se alargó hasta el lunes 12 y el recinto permaneció abierto de 12.00 a 00.00 horas. Previamente se ha celebrado ferias similares en Cangas y Nigrán y todavía están pendientes de celebración las de Lugo, Pontevedra, y Baiona, aunque todo dependerá de la evolución de la pandemia, que ha dificultado a lo largo de este año el desarrollo del calendario previsto por toda Galicia.

I. VALERIO

Una joya con luz propia

 Aunque los orígenes del Casino Ferrolano se remontan al siglo XIX, uno de los cambios más importantes en la historia de esta sociedad fue la inauguración de la actual sede social el 1 de octubre de 1925. El edificio ubicado entre la Calle Real y la Calle Dolores es una de las obras que forma parte del legado arquitectónico de Rodolfo Ucha Piñeiro, que como socio de la entidad colaboró generosamente en la realización del proyecto de su sede social. En este año 2020 se cumplen 100 años del inicio de las obras de construcción del edificio y por ello la directiva de la sociedad, presidida por Susana Martínez Galdós, ha decidido poner en valor de tan singular edificio, estrenando una parte de la iluminación de la fachada principal a la calle Real. Al mismo tiempo, algunas zonas interiores se encuentran en un proceso de recuperación para devolverle al edificio el esplendor y el brillo que le ha restado el paso de los años. José Perales, miembro de la directiva, comenta que la intención es ir dotando de iluminación la totalidad de la fachada, poniendo así en valor una de las construcciones más representativas de la etapa final del Modernismo en el barrio de A Magdalena, con un una arquitectura ya más ecléctica que también está presente en otros edificios de Ucha como el del Ideal Room, actual sede de la Caixa y el del antiguo Banco de La Coruña, hoy ocupado por la Cafetería Bla Bla, todos ellos en la milla de oro de la calle Real.

I. Valerio

Volvió la actividad

El edificio del Real Coro Toxos e Froles, en el que han concluido las obras para evitar las filtraciones que obligaron a la centenaria entidad a, prácticamente, tener que dejar de usar su sede, desarrolla desde hace semanas una intensa actividad. En principio socios y directiva han trabajado en redecorar las salas y paredes, recolocar las piezas históricas, cuadros y mobiliario que hubo de ser retirado para evitar su deterioro a causa del agua. En esa tarea de redecoración han aprovechado también para sacar a la luz la historia reciente de la entidad. Las diferentes estancias de la sede social de la entidad presidida por Arturo Lamas han vuelto a cobrar vida desde este pasado lunes con el reinicio de la actividad de las diferentes escuelas, de gaitas, panderetas, tambores, baile y encaje de bolillos. Las actividades se entremezclan en cada una de las plantas del edificio de la calle Magdalena en donde cumplen con todas las normas de seguridad anti covid con toma de temperatura, desinfección de manos y distancias de seguridad. Las escuelas, como la de iniciación al baile que imparte Ana Caeiro, cuentan con una notable demanda por parte de gente joven que da ahora sus primeros pasos.